Otro escándalo sacude el deporte estadounidense: tras el ‘caso Larry Nassar’ en gimnasia, ahora en natación.

Como informa el Wall Street Journal, la Federación USA de natación (US Swimming) está siendo investigada por el FBI por las acusaciones de obstrucción de demandas por abusos sexuales. Siempre según el diario citado, la US Swimming habría puesto en el pasado trabas para que sus deportistas pudieran presentar esos cargos y asimismo está siendo investigada por presunta evasión de impuestos.

Según fuentes “familiarizadas” con el tema pero no identificadas por el WSJ, la USS habría diseñado “un sistema que hacía que no osaras denunciar” esos abusos; dicho sistema “ya no se emplea”; todas las agresiones sexuales deben ser denunciadas directamente a la policía. Aparte, todas las Federaciones deportivas estadounidenses  están obligados a presentar denuncia también y paralelamente ante SafeSport, el centro que vela por la seguridad de los y las atletas del país, especialmente los más jóvenes.

La fiscalía federal también investiga; se habla de favores sexuales pedidos por técnicos por una plaza en el equipo.

Siempre según el WSJ, el caso fue llevado ante un gran jurado de Nueva York durante el año pasado y la investigación corre a cargo de la oficina del fiscal federal de Manhattan y agentes del FBI.

La US Swimming es una de las Federaciones USA más exitosas, ganando 33 medallas olímpicas en Río-2016, por 10 de Australia.

Tras verse mancillada la US Gymnastics por el ‘caso Larry Nassar’ de continuados abusos, ahora también se habla de abusos sexuales en el seno de la natación, asimismo encubiertos. No han trascendido nombres ni posibles fechas, aunque la investigación se centra al parecer y por ejemplo en los favores sexuales solicitados por entrenadores a nadadoras a cambio de un puesto en el equipo.

FOTO: PIXABAY