Cata ya lleva 3 operaciones, por una de la futbolista; las dos han sido intervenidas en 2020.

Redacción thechampionsvoice.com

Ambas tienen 25 años y son mallorquinas, una de Inca y la otra, de Cala Millor.

Ambas son deportistas de élite, nadadora una y futbolista la otra.

Ambas han representado a España, con el equipo nacional una y con la selección femenina la otra.

Y Catalina Corró y Virginia Torrecilla tienen algo más en común: ambas han sido operadas de un tumor cerebral, tres veces ya una y una vez la otra.

La polivalente jugadora del Atleti femenino pasó por el quirófano en mayo pasado, tras un diagnóstico que sacudió, como en el caso de Catalina, su vida y afrontado, también como su paisana, con valentía, y con miedos.

La nadadora ahora sueña con estar en Tokio y Virgi estará un tiempo apartada de los campos.

Una de las cuatro capitanas de la #SeFútbolFem, con la que ha disputado dos Mundiales (Canadá-2015 y Francia-2019); subcampeona de Europa Sub 19 y ganadora de 3 Ligas y 2 Copa en su etapa en el Barça, Virginia estará apartada del fútbol durante un tiempo para completar su recuperación.

Si todo sigue bien, se estima que estará de vuelta en 2021, año de los Juegos Olímpicos de Tokio: Catalina sueña con sacar billete para esa cita, cuyo aplazamiento la deja a tiro para ella.

En marzo pasado, justo antes de que se decretara el estado de alarma por la COVID-19, fue intervenida por tercera vez.

Todo apunta a que el tumor está complemente extirpado y que no habrá más reveses para la ondina del CN Sabadell, que ha recuperado el ánimo y la felicidad.

Su primera cita con los neurocirujanos data de marzo de 2017, cuando le dijeron que debería volver a operarse en 5 años; no le pudieron quitar el tumor por completo por temor a posibles daños irreversibles.

En 2018, después de esa primera intervención, Cata fue oro en los 400 m estilos de los Juegos Mediterráneos de Tarragona, un triunfo más allá de lo meramente deportivo.

En septiembre de 2019, cuando solo habían pasado dos años y medio de esos cinco pronosticados, la mala noticia: en octubre, nueva cita con el bisturí.

Y cuando Catalina volvía a respirar, tercer ingreso, tercera operación, tercer ‘y vuelta a empezar’.

Debido a la pandemia del nuevo coronavirus, se zambulló en el mar antes que en la pileta, donde con la ‘nueva normalidad’ buscará esa forma física necesaria para intentar asegurar su presencia en Tokio.

Ambas son ejemplo de superación y han compartido su historia y miedos para ayudar a otros.

Finalista en los 400 m estilos en el Mundial de piscina corta de Hangzhou (China), ‘ex’ de CN Palma y CN Bidasoa XXI tiene al fin vía libre para ampliar su palmarés.

A buen seguro Catalina Corró estará muy pendiente de la evolución de Virginia Torrecilla y ojalá el destino depare a ambas una completa sanación.

“Contar la situación al público es algo que puede ayudar mucho a la gente que pasa por lo mismo”, destacó Cata en declaraciones a SER Deportivos Baleares, aludiendo al mensaje de Virginia en el que ésta compartía su historia, sus emociones y sus sensaciones.

También hablar abiertamente del tumor y ser un ejemplo de superación une a ambas deportistas de élite mallorquinas, una de Inca y la otra de Cala Millor.

FOTO: CAPTURAS @VirginiiiaTr – @AtletiFemenino / @catalinacorro – @aquarapidcom