Explota contra el torneo por hacer jugar con frío y lluvia y no dar protección en la intemperie.

Redacción thechampionsvoice.com

Victoria Azarenka, de 31 años y número 14 en el ranking WTA, abandonó la pista en el primer set de su partido de primera ronda de Roland Garros 2020 contra la montenegrina Danka Kovinic tras una discusión con el juez de silla y la supervisora del torneo, indignada por el frío reinante y por carecer de protección en el Estadio Suzanne Lenglen contra el agua que estaba cayendo.

‘Vika’, que dominaba en el marcador por 2-1 cuando empezó a llover con insistencia llevando a que el partido se detuviera y que ya se había mostrado escéptica al saltar a la cancha por el mal tiempo, se quejó de que las jugadoras tuvieran que seguir a la intemperie, sin que la organización les diera al menos un paraguas (recurrieron a los suyos propios) o les permitiera refugiarse en los vestuarios.

“¿Estáis de broma, no? Esto es ridículo. Hay 8 grados”, espetó la tenista a juez y supervisora.

La bielorrusa, décima cabeza de serie femenina y finalista en el reciente US Open, decidió marcharse de motu proprio y aguardar bajo techo a que pudiera reanudarse el encuentro.

“¿Estáis de broma, no? ¿Qué estamos haciendo aquí? Esto se está volviendo un poco ridículo. No me voy a quedar sentada porque me voy a quedar helada. Hay 8 grados (centígrados). Yo vivo en Florida, estoy acostumbrado a que haga calor”, alegó la ex número 1, visiblemente contrariada, y añadió “¿qué sentido tiene seguir sentadas aquí como patos?”.

“¿Tú quieres esperar en la pista?”, le preguntó a su rival, que acabó enfilando también los vestuarios.

Ambas contendientes no se habían quitado las partes de arriba del chándal durante el calentamiento ni durante los compases iniciales del match, una clara indicación del frío que hacía.

Unos 45’ más tarde se retomó el juego, con ‘Vika’, que hace poco fue noticia por su gesto de deportividad con Daria Kasatkina en el Open de Italia, luciendo leggins y chaqueta y erigiéndose ganadora por 6-1, 6-2.

Volvió 45’ más tarde, con 2-1 a su favor en el primer set: ganó 6-1, 6-2 con chaqueta y leggins.

“¿Si el frío aumenta el riesgo de lesiones? Yo creo que por supuesto que sí. No sé qué pasará ahora (aludiendo a una posible sanción), no quiero pensar en ello”, señaló en rueda de prensa.

“Después del torneo”, que completa el atípico Grand Slam de 2020 y el ‘grande’ que menos dinero destina a premios este año, “debería haber una serie de conversaciones con los jugadores” para que no queden tan expuestos a las inclemencias climatológicas como en París, entre otros puntos de discordia.

En la mayoría de pistas se siguió jugando pese a la lluvia y el fuerte viento, pero hubo otros partidos detenidos, como el duelo entre Elise Mertens y Margarita Gasparyan en el que la jugadora belga estaba resbalando.

FOTO: CAPTURAS EUROSPORT