Su cuerpo sin vida fue hallado atado a la embarcación con la que buscaba un triple récord.

Redacción thechampionsvoice.com

Angela Madsen, de 60 años y tres veces participante en los Juegos Paralímpicos en tres disciplinas diferentes, falleció el domingo en aguas del Pacífico, como ha confirmado su esposa Deb en Facebook.

El cuerpo sin vida de Angela, muerta en plena travesía a remo entre Marina del Rey (California) y Honolulu(Hawaii) para convertirse en la primera deportista parapléjica y abiertamente gay en cubrir la distancia en solitario, fue encontrado flotando y atado a su embarcación ‘Row of Life’.

Por ahora no ha trascendido el motivo del deceso.

Un carguero alemán zarpado en Oakland (California) y en ruta a Tahití recuperó el cadáver este lunes, tras responder al aviso de la Guardia Costera USA, uno de cuyos aviones había comunicado la posición del ‘Row of Life’, de unos 6 metros de largo y aparentemente a la deriva.

Parapléjica por una operación fallida, sufrió un calvario: vivió en un almacén de Disneylandia.

Como recalcó Deb al confirmar la trágica noticia, “Angela estaba viviendo su gran sueño”, que incluía también ser la mujer más veterana en completar una travesía que en circunstancias habría llegado a su fin en julio-agosto.

Ex Marine de Estados Unidos, la activista por los derechos de discapacitados y LGTBQ+ se quedó tetrapléjica en 1993 como consecuencia de una operación de espalda fallida, y encontró refugio en el deporte adaptado en 1997, después de un auténtico calvario.

Angela necesitó esa intervención quirúrgica por una lesión producida jugando a baloncesto cuando estaba estacionada con los Marines en El Toro (Irvine, California).

Ex Marine, lo superó todo y estaba en travesía a remo en solitario entre California y Hawaii.

Pese a tratarse de un error médico, el Cuerpo no quiso hacerse cargo de las facturas: sin techo y con su primer matrimonio destrozado, Angela Madsen llegó a tener el armario de un almacén de Disneylandia como casa y sobrevivía como podía en la calle.

Ahora, siempre a los remos de su ‘Row of Live’, esta mujer deportista ejemplo de superación había cubierto unas 1.100 de las 2.560 millas náuticas de su intento de récord y llevaba 60 días en alta mar.

El pasado 10 de mayo celebró su 60 cumpleaños ya camino de Hawaii.

Su último post en redes sociales data del sábado, cuando explicó que debía “salir para hacer reparaciones en el casco” en previsión de una posible tormenta; también ese día, ya de noche, se comunicó por última vez con su mujer.

El domingo no respondió, y Deb avisó a la Guardia Costera, que inició una operación de búsqueda.

Quería ser la primera atleta parapléjica y gay y la mujer más veterana en lograr la hazaña.

Angela cruzó el Atlántico dos veces y ya había cubierto el trayecto entre California y Hawaii en 2014, acompañada entonces de la también palista Tara Remington.

Esta vez quería firmar la gesta en solitario.


En los Juegos Paralímpicos de Pekín-2008 participó en remo; en los de Londres-2012, en lanzamiento de peso, siendo bronce; y en los de Río-2016, en lanzamiento de peso y en lanzamiento de jabalina.

La ‘Row of Life’ mide 1,8 m de largo; cargada, pesaba unos 566 kilos.

Posee una escotilla con una cama y espacio de almacenamiento.

FOTO: CAPTURA ANGELA MADSEN / ROWOFLIFE.NET