Inglaterra, que debutará contra Escocia en el Mundial 2019 el 9 de junio, es una de las cuatro grandes favoritas al título junto a Estados Unidos, la anfitriona Francia y Alemania. Y para aprender a manejar la presión, las jugadoras de Phil Neville se sometieron a una sesión motivacional con los Royal Marines británicos: en el marco de la misma, los soldados compartieron tiempo y experiencias con las futbolistas, que pasaron una noche a la intemperie en “una especie de tiendas de campaña que tuvimos que montar nosotras mismas”.

Toni Duggan, jugadora del FC Barcelona, también ha explicado en medios ingleses como Daily Mail o The Guardian que ella se pasó “la noche hablando con ellos sobre lo que significa ser un líder o qué hacer para que no te pueda la presión. ¿Quién mejor que ellos para aprender? Les tiran bombas, les disparan… Nosotras le damos a un balón”.

“Fue un golpe de realidad”, prosigue la delantero, uno de los pilares del equipo nacional, aludiendo a que los Royal Marines habían tenido que acarrear con la presión de estar en Afganistán tras el 11-S y hacer “las cosas que tuvieron que hacer”.

Las jugadoras, divididas en cuatro grupos y ataviadas con uniformes de camuflaje, realizaron ejercicios de memoria, participaron en simulacros de salvamento de soldados heridos y cocinaron sobre fogatas.

El año pasado, la selección femenina Sub-20 ya llevó a cabo una jornada motivacional con los Marines. Y antes del Mundial-2015, en el que Inglaterra acabaría siendo semifinalista bajo la batuta de Mark Sampson, se había establecido la tradición.

Foto: The FA