Críticas por su inclusión en el equipo de Europa tras casi 2 años de parón por su hijo Herman y siendo solo la 635 del mundo.

El deporte está lleno de historias maravillosas, como la protagonizada por la golfista noruega Suzann Pettersen, que firmó el putt decisivo, a todo o nada, en el hoyo 18 de la Solheim Cup de 2019, dando así el triunfo a Europa sobre Estados Unidos por 14,5 a 13,5.

Suzann, de 38 años, fue elegida a dedo por la capitana Catriona Matthew, en medio de críticas y controversia porque venía de casi dos años de baja maternal y no había pasado en corte en los dos torneos afrontados en su reaparición en el circuito profesional. Pero a la postre fue precisamente ella, la jugadora número 635 del mundo, la que permitió ganar a Europa, equipo en cuyas filas militaban también la navarra Carlota Ciganda y la malagueña Azahara Muñoz, que por su parte aportaron 4,5 puntos al triunfo del Viejo Continente (2 y 2,5, respectivamente).

A Pettersen, que pasa por ser una de las mejores golfistas por juego y templanza, no le pasó factura quedar embarazada, dar a luz a su hijo Herman y olvidarse de los greens durante los primeros meses de vida del pequeño. Es más, Suzann llegó a la cita en Gleneagles (Escocia) con la motivación por las nubes y con rebosante de fortaleza mental por la confianza depositada por Catriona en ella.

Pero ella, compañera de Carlota Ciganda y Azahara Muñoz, selló la victoria sobre USA con un putt a todo o nada en el hoyo 18.

En su duelo a muerte con la estadounidense Martina Alex demostró que la apuesta de Matthew era, sí, ganadora. El marcador estaba 13,5-13,5 cuando afrontó ese putt de 2,4 metros en el último hoyo; si hubiese fallado, EE.UU. habría retenido el cetro, pero acertó… en lo que acabaría siendo su último golpe LPGA.

“Me voy de la mejor manera posible”, dijo en medio de las celebraciones, cuando sorprendió con el anuncio de su retirada. “Ahora ya sé qué es ganar siendo madre, y soy muy feliz por ello”, agregó sonriente.


Suzann dice adiós con 16 títulos en su haber, entre ellos dos Majors y esta Solheim Cup vivida como si de un cuento de hadas se tratara. Hizo un alto en el camino en noviembre de 2017, tuvo a Herman en agosto de 2018 y regresó para dejar huella con guiño a todas las deportistas madre incluido.

La Solheim Cup es el equivalente femenino a la Ryder Cup masculina y una de las grandes citas del calendario del golf.

FOTO: CAPTURAS @LPGA / @suzannpettersen