Mientras otras compañeras han hecho o están haciendo donativos, en la mayoría de casos a través de la Cruz Roja australiana, en ayuda los familias y los bomberos afectados por la destructora ola de incendios que está azotando el país sede este mes del primer torneo del Grand Slam de 2020, Serena Williams lamenta especialmente la pérdida de “más de 500 millones de animales”.

“Tengo el corazón destrozado”, destaca la tenista estadounidense en un mensaje publicado en su Instagram, donde asimismo hace un llamamiento urgente: “hay que pasar a la acción de cualquier manera posible” para socorrer a las personas sin hogar y a quienes se vuelcan por su parte con el rescate de la fauna.


“Llevo más de 20 años yendo a Australia, por lo que esta devastación me toca muy de lleno. Aquí es como podemos ayudar todos: haciendo donaciones a organizaciones como @world_wildlife@wireswildliferescue, @nswrfs y @cfavic, que están haciendo lo posible para obtener fondos con que rehabilitar la fauna salvaje australiana”, no solo diezmada sino también víctima de graves quemaduras.


Serena, de 38 años, está disputando el WTA de Auckland (Nueva Zelanda) ya con la vista puesta en el Open ‘aussie’, que asimismo está recaudando fondos solidarios a título corporativo. (CAPTURAS @serenawilliams / @_CharleeGirl / news.com.au)