Sandra Sánchez, ya clasificada para Tokio-2020 en kata, sigue con su estricto plan de entrenamientos, adaptado al confinamiento por coronavirus, pero tan duro y exigente como de normal.

Este jueves la karateka talaverana, de 38 años y que ha conquistado más de medio centenar de medallas consecutivas en otras tantas competiciones internacionales afrontadas desde enero 2015, ha compartido un vídeo diferente:

“¡¡Unas risas para empezar el día!! Aquí estoy yo cuando no me salen las cosas y aún no he conseguido traducir qué es lo que digo”, reza el texto del post de Twitter en el que Sandra, uno de los grandes referentes del deporte femenino español y mundial, muestra su lado más humano, por así llamarlo: el de una campeona que se enfada consigo misma cuando no lo borda.


Aparte, en Instagram ha mostrado los katas con los que habría competido en el Europeo de Bakú (Azerbaiyán), que debería haber arrancado este miércoles aunque asimismo víctima de la pandemia del COVID-19


A modo de guiño Sandra pide que sus incondicionales le pongan nota y decidan si pasa “a la final del sábado” de un evento que por culpa de la actual situación de emergencia sanitaria no ha podido llevarse a cabo según lo previsto.

FOTO: CAPTURA @sandrasankarate