Ya sabemos cuál de los dos deportes es el más rápido, al menos ahora mismo: liderados por Gisela Pulido, los kitesurfers se impusieron a los windsurfers, por su parte capitaneados por el mítico Björn Dunkerbeck, en el reto Red Bull Tarifa 2, de por si espectacular y más aún por el uso de foilers. Gonzalo Costa, Sebastian Koerdel y la propia Gisela coparon el podio tras una grandiosa batalla al viento, aunque el pique sigue y habrá, salvo contratiempo, revancha futura.