El UCAM Cartagena TM ha sido proclamado campeón de la Liga Iberdrola femenina de tenis de mesa en una polémica decisión de la Federación Española (RFETM), que ha dado por finalizada la temporada sin descensos debido a la pandemia por la COVID-19 y una vez conocidas las fases de desescalada del deporte.

Mientras el Real Cajasur Prego TM ha sido proclamado por su parte campeón de la Superliga masculina como equipo líder en el momento del parón forzoso, con 30 puntos en 16 jornadas, el Cartagena ocupaba la segunda posición en la clasificación liguera femenina.

El conjunto murciano sumaba 20 puntos, logrados en 11 encuentros (10 victorias, 1 derrota), por los 22 del líder Girbau Vic TT, contabilizados en 13 partidos (11 victorias, 2 derrotas).

El anexo de la discordia

Sin embargo, pese a esa primera plaza del VIC, un cambio de normativa ha dado el título al Cartagena por mejor coeficiente entre el total de partidos jugados (10) y perdido (1).

Al no haber disputado el mismo número de partidos ambos equipos, se agregó un anexo a la normativa vigente, que remite a ese coeficiente; por norma, se proclama campeón el equipo con más puntos conseguidos o, en caso de empate, el que tenga mejor coeficiente en enfrentamientos directos.

El Girbau Vic TT había derrotado al UCAM a domicilio por 2-4 antes de que estado de alarma por el nuevo coronavirus, siendo, pues, no solo líder sino mandando también en ese apartado.

El club catalán ha hecho llegar a la RFETM un escrito de disconformidad con la decisión adoptada por el organismo.

FOTO: CAPTURAS @rfetm / @victennistaula