El hombre que agredió a la tenista checa Petra Kvitová en su apartamento de la ciudad de Prostejov el 20 de diciembre de 2016, hiriéndola gravemente en la mano izquierda, ha sido condenado a 11 años de cárcel tras la revisión del caso por parte del tribunal de Olomuc.

Dicho tribunal ha aumentado la pena inicial de 8 años de prisión dictada en marzo pasado después de cambiar la calificación del delito de asalto agravado con lesiones a robo agravado.

La número 2 del mundo en 2011 y actual número 7 WTA se defendió del ladrón, que había accedido a su vivienda haciéndose pasar por operario de calefacción y que la atacó con un cuchillo.


En el forcejeo, Petra, que ahora tiene 29 años, sufrió laceraciones en los tendones y nervios de su mano dominante; pasó por el quirófano y pese a las reservas médicas pudo retomar su carrera profesional en 2017.

Kvitová hizo un stage de preparación física en Canarias y 4 meses después del traumático incidente la doble campeona de Wimbledon (2011 y 2014) volvía a competir.

“Mi mano nunca volverá a estar al cien por cien”, aclaraba la jugadora en rueda de prensa hace 2 años, recordando “el peor día de mi vida”.

El agresor, treintaañero que huyó con el equivalente a unos 170 euros en metálico, fue detenido en mayo de 2018. (CAPTURAS @petra.kvitova / YouTube)