Como ha informado el NY Times, la FIFA está investigando un posible nuevo escándalo de abusos sexuales de jugadoras de fútbol, presuntamente cometidos por altos cargos de la Federación de Haití (FHF), el presidente Yves Jean-Bart incluido.

Los directivos han sido acusados por un número considerable de futbolistas integrantes del sistema nacional de #futfem, futbolistas de la población más amplia y familiares de forzarlas a mantener relaciones sexuales.

La mayoría de los abusos se habrían producido en la ciudad deportiva estatal de Croix-des-Bouquets, cerca de la capital Port-au-Prince, también por parte de entrenadores.

Temor por la seguridad des víctimas

Jean-Bart, que lleva más de dos décadas al frente de la FHF, está considerado como una de las personas más influyentes del fútbol caribeño.

Ya con la investigación en marcha, se ha defendido alegando que está siendo objeto de una campaña de desprestigio y los abogados de la acusación y activistas pro derechos de la mujer temen que las chicas puedan ser objeto de represalias si siguen adelante con sus denuncias.

También hay temor a que la FIFA pueda no actuar con objetividad al estar algunos de los acusados directamente bajo su abrigo como funcionarios.

Cabe recordar que hace menos de un año la propia FIFA inhabilitó al expresidente de la Federación Afgana, Keramuddin Keram, acusado de violar a jugadoras a punta de pistola.

Mano dura, mayor protección

Con ocasión del Mundial de Francia-2019 se presentó la campaña #FearlessFootball (‘Fútbol sin miedo’), llamando la atención sobre los abusos sexuales y reclamando a la FIFA mano dura contra los agresores y una mayor protección para las víctimas.

Ahora se han alzado voces solicitando al organismo presidido por Gianni Infantino a que destine una parte de su millonario presupuesto para el fútbol femenino para la creación de un comité destinado específicamente a esos ataques sexuales, también existentes en otros países.

En Estados Unidos, por ejemplo, al menos dos entrenadores de equipos femeninos escolares o universitarios han sido suspendidos en los últimos 12 meses tras ser acusados de abusos sexuales.

FOTO: PIXABAY