Naomi Osaka rompió la red con un servicio estratosférico en cuanto a potencia en su partido de la primera ronda del Open de Australia de 2020 frente a la checa Marie Bouzkova, a la que la defensora del título se impuso por 6-2, 6-4.

La tenista japonesa, de 22 años y animada en directo por su padre Leonard François por primera vez en un torneo del Grand Slam, hizo el roto en la segunda manga, cuando forzó el ‘deuce’ con 0-1 en el marcador.


Según medios locales, ese primer saque alcanzó los 183 kms./h. e hizo que la cinta saliera disparada de su anclaje. El encuentro estuvo detenido durante unos minutos para una reparación de emergencia.

Osaka, tercera cabeza de serie y protagonista de la jornada por ese episodio de lo que los comentaristas de la TV australiana describieron como “fuerza bruta” en la retransmisión, se medirá en segunda a la china Zheng Saisai, número 42 WTA. (CAPTURA @naomiosaka)