Tras los abusos denunciados por gimnastas estadounidenses, plasmados en el documental de Netflix ‘Athlete A’, y británicas, ahora la Federación de Países Bajos ha apartado a varios entrenadores nacionales para investigar si hubo alguna forma de maltrato contra gimnastas neerlandesas, como aseguran la ya retirada Joy Goedkoop o sus compañeras Loes Linders y Stephanie Tijmes.

Siempre según los principales medios de comunicación del país, la Federación ha detenido su programa de élite y hasta nueva orden las gimnastas trabajarán de forma individual.

La investigación se centra en los coaches ahora mismo apartados, entre ellos Vincent Wevers y Gerben Wiersma, actual responsable del equipo nacional y padre de Sanne Wevers, campeona olímpica en Río-2016 en la barra de equilibrio.

La suspensión por ahora temporal de Wevers y los demás técnicos llega después de que Joy Goeedkoop asegurara en declaraciones a la TV pública NOS haber recibido “patadas y golpes” del primero, que asimismo habría abusado psicológicamente de las chicas.

“Simplemente no te veía como un ser humano, no podías expresar tu dolor, cansancio o cualquier emoción”, asegura Joy.

“Esas cosas pasaron”: golpes, menosprecio, etc.

Medios neerlandeses explican también que la Federación recibió denuncias anónimas contra miembros actuales del staff técnico federativo después de que el exentrenador Gerrit Beltman reconociera “comportamiento injustificable” durante su etapa en activo.

“Nunca tuve la intención consciente de golpear, insultar, lastimar o menospreciar a las gimnastas, pero esas cosas sucedieron”, confesó en declaraciones al Noordhollands Dagblad.

FOTO: PIXABAY