Ruth se entrevista a sí misma: su histórico oro de Río-2016 y compartir valores y sensaciones.

Redacción thechampionsvoice.com

Ruth Beitia, que hizo historia en Río-2016 al conseguir la primera medalla de la historia para el atletismo español en unos Juegos Olímpicos con su triunfo en salto de altura, se ha entrevistado a sí misma en colaboración con el Tour Universo Mujer para repasar su carrera y su vida como histórica deportista de élite retirada.

Ruth, de 41 años, es uno de los referentes del deporte femenino español que participa activamente con el programa del CSD que busca fomentar la igualdad y el papel de la mujer dentro de la sociedad a través del deporte: en tiempos de pandemia, el Tour Universo Mujer se reinventó con un exitoso formato virtual sin que el gran objetivo se haya visto afectado.

Procedente de una familia de atletas, con un hermano mayor que ya alcanzó los 2 metros para coronarse campeón de España juvenil, y con un entrenador, Ramón Torralbo, que como atleta y por su parte saltó 2.01 m, la cántabra les superó a todos ellos para hacer historia con sus 2.02 metros en la inolvidable cita de Río-2016.

“Lo más importante es que lo hice a destiempo. Ellos ya habían saltado previamente. Siento orgullo y sobre todo porque ellos están muy orgullosos de mí”, destacó.

La saltadora de altura cántabra también destaca la encomiable labor del Tour Universo Mujer.

“Programas como Universo Mujer siguen siendo fundamentales y necesarios”, lamentó, viniendo a decir que aún hacen falta para dar visibilidad a la mujer en el deporte, aunque opina que es bueno que las mujeres “puedan mostrar su trabajo en la plaza de una ciudad para que todo el mundo que se acerque lo pueda ver”.

“Creo que no se entiende la natación sin Mireia Belmonte, no se entiende el bádminton sin Carolina Marín y no se entiende el salto de altura sin Ruth Beitia. Tenemos la grandísima suerte de que somos de deportes individuales y somos, entre comillas, la imagen de ese deporte. Pero hay que seguir luchando por que las mujeres, sobre todo de deportes de equipo, tengan esa igualdad con el deporte masculino”, subrayó al hilo.

Su gran éxito deportivo fue esa medalla de oro en Brasil, aunque luego sumaría otra de bronce de Londres-2012 por un caso de dopaje. La gloria le llegó con 37 años y tras plantearse la retirada después de la decepción del cuarto puesto inicial en Londres: sin embargo, las ganas pronto volvieron a aflorar y Ruth Beitia volvió a tope.

“Cada día era la oportunidad de plasmar mi trabajo y de disfrutar, era un regalo. Cuando me planteaban en 2013 ‘¿Y Río de Janeiro?’ yo lo veía muy lejano, era imposible que pudiera estar nuevamente en unos Juegos Olímpicos y cumplir mi sueño, que era conseguir una medalla. Llegó, no sé si decir tarde, llegó en el momento perfecto,” afirmó.

“Habría que ayudar a los deportistas ya antes de la retirada”, destaca preocupada por el tema.

Ruth compaginó los últimos años de su carrera deportiva con la política y los despachos, algo que facilitó que ella  se reinventara una vez retirada. Beitia gestionó “áreas como el deporte, discapacidad o juventud”, Posteriormente, le llegó la docencia, por sorpresa.

“Me encanta. Doy clases de atletismo en CAFYD (Ciencias de la Actividad Física y el Deporte), a alumnos de primero y segundo, y es una forma muy distinta de enseñar. Les enseño muchísimos vídeos, analizamos no solo la técnica, sino también sensaciones, lo que en ese momento está plasmando ese deportista. Sobre todo, insisto con los valores que me ha enseñado el deporte”, explicó.

Ruth, feliz como docente y por su papel en la Federación Española de Atletismo, destacó la necesidad de ayudar a los deportistas de élite en su transición hacia la retirada. “En mi caso fue fácil, pero no lo es para muchos deportistas. Tienen muchos problemas, y yo creo que no solo hay que ayudarles al final, sino que hay que ayudarles durante ese camino como deportistas”, recalcó.

“Siempre lo digo, soy lo que soy gracias al deporte. Mis padres me enseñaron los valores de la familia y mi entrenador Ramón Torralbo me enseñó los valores del deporte. Todos unidos han hecho la Ruth que soy ahora. Lo más importante es que me ha enseñado a ser persona”, sentenció Ruth Beitia.

Ruth Beitia, junto a su madre, Aurora Vila, en una preciosa imagen captada en Santander. FOTO: CAPTURA @ruthypeich