La tenista japonesa pasó miedo cuando la corriente se la llevó mar adentro durante sus vacaciones.

Naomi Osaka ha revelado que en la ‘temporada baja’ del circuito WTA, que coincidiendo con el arranque de 2020 ha retomado su actividad con torneos en Australia, Nueva Zelanda y China, sufrió “una experiencia cercana a la muerte”.

Preguntada en rueda de prensa en el marco del Brisbane International por cómo le habían ido los días de descanso, la tenista japonesa relató la experiencia “aterradora”, que por fortuna tuvo un final feliz:

“Me tomé las primeras vacaciones de mi vida”, explicó la deportista, de 22 años y actual número 4 del mundo, “me fui a las Islas Turcas y Caicos”, un archipiélago cercano a las Bahamas bañado por el Atlántico que no el mar Caribe, como mucha gente cree erróneamente.

“Fue genial. Mi hermana estaba conmigo. Me hizo practicar paddle boarding, y entonces una corriente se nos llevó y yo casi morí”.

“Me caí al agua, que estaba negra, chillaba y lloraba”, recuerda la “terrorífica” salida de paddle boarding.

“Yo nunca había hecho paddle boarding. Y no me gusta el océano así. Me gusta poder ver lo que está a punto de pasarme. (El caso es que) fuimos a practicar paddle boarding cerca de la casa (alquilada). Todo eso estaba bien. El día era hermoso. Vi estrellas de mar. Pero de repente nos topamos con una corriente y yo me volví un poco loca, porque la casa se estaba alejando”.

Naomi pensó que “’salvo que la vista me esté engañando, se va alejando a velocidad endiablada’. Y ella me dice ‘nada, tú deja que la corriente te vaya llevando, ya la rodearemos más tarde’ y yo estoy en plan ‘hasta dónde estás intentando llevarnos, porque el agua ahora está negra y la casa parece un puntito y yo realmente no sé nadar tan bien’”.

“Y entonces me caí al agua, y pensé en todos los tiburones en el Caribe (sic) y le grité a mi hermana ‘si yo muero ahora será por culpa tuya. Tú deberás decirle a mamá cómo morí en las Islas Turcas y Caicos’”.

“Tendrás que decirle a mamá que he muerto por culpa tuya”, le gritó a su hermana en las Turcas y Caicos.

“Yo estaba llorosa. Me volví a subir a la tabla, y entonces ella decide que quiere decir que ha visto un tiburón. Y yo me puse a gritar y a llorar… “.

Como aclaró risueña en Brisbane, “todo acabó bien: estoy aquí ahora. Pero en ese momento pensé ‘no quiero morir así’… visto ahora quizá no fue tan terrorífico como me pareció en ese instante”.

La hermana de Naomi se llama Mari, tiene 23 años, asimismo es tenista profesional y ocupa el puesto 326 en el ránking WTA.

FOTO: CAPTURA AUSTRALIAN OPEN TV / YOUTUBE

Redacción thechampionsvoice.com