Megan Rapinoe ha dejado claro en su cuenta de Twitter que con el cambio de presidente en Estados Unidos todo son prisas por su parte para acudir a la Casa Blanca, a la que se negó a ir rotundamente tras el triunfo de la selección USAen el Mundial femenino de Francia-2019 debido a su contencioso verbal con el entonces presidente Donald Trump.

La capitana de la USWNT reproduce el vídeo del año pasado en el que calificaba la emblemática residencia presidencial en Washington de “jodida Casa Blanca” y deja claro que ella no tiene intención de asistir a recepción alguna ahí para celebrar el título conquistado en Lyon con la USWNT.


Y en el texto de su post Megan pone “Actualización: ahora no puedo llegar a la maldita Casa Blanca lo suficientemente rápido”, aludiendo a que su gran enemigo ha sido derrotado en las elecciones estadounidenses por Joe Biden, nuevo inquilino y un interlocutor sí válido para una vigente FIFA The Best y Balón de Oro femenina con ambiciones políticas.

En entrevista con The Guardian, la deportista y activista por la igualdad de género y de pago, dijo que “somos todo lo que ama Trump, excepto que somos mujeres poderosas”, una pulla alusiva por su parte a la fama de mujeriego de Donald Trump.

Cabe recordar que recientemente Sue Bird, la estrella WNBA pareja de Rapinoe desde 2017, anunció que ambas se habían prometido.

FOTO: CAPTURAS @GOP / @uswnt