La futbolista USA y la crack WNBA salen desde 2016: no solo han unidos sus vidas sino también su activismo.

¿La pareja más poderosa del deporte femenino mundial? Posiblemente la integrada por Megan Rapinoe, capitana de la selección femenina USA de fútbol, y Sue Bird, una de las grandes estrellas de la WNBA: la delantera y la escolta salen desde otoño de 2016, suman 5 medallas de oro entre ambas (1/4) y son líderes no solo en el campo y la cancha, respectivamente, sino también a la hora de luchar por la igualdad de pago y los derechos LGBTQ en el deporte, y no solo, y contra la homofobia, el racismo y la brutalidad policial.

Megan, de 34 años, y Sue, de 38, se conocieron en el marco de los JJ.OO. de Río-2016: la ESPN las entrevistó con motivo de la Cumbre de Deporte y Mujer celebrada en la capital oficiosa de Brasil y a partir de ahí comenzaron a mandarse mensajes directos vía la redes sociales; cuando Bird le habló a Rapinoe de su apoyo a la causa #BlackLivesMatter, con camisetas negras en señal de adhesión, los contactos se intensificaron y ya de vuelta en Seattle, de donde son sus equipos de club, se acabaron convirtiendo en pareja sentimental.

Sue ensalza el histórico convenio colectivo WNBA: “Si inviertes en las mujeres, inviertes en todos”.

Curiosamente, Sue lleva desde 2002 con las Seattle Storm y Megan, desde 2013 con el actual Seattle Reign, pero no habían coincidido.

Que Megan fuera, también en 2016, una de las primeras deportistas femeninas de elite de Estados Unidos en apoyar al crack NFL Colin Kaepernick arrodillándose mientras sonaba el himno USA antes de un partido contribuyó a que Megan y Sue asociaran sus vidas y sus inquietudes activistas: fue, pues, la denuncia de la violencia policial contra ciudadanos afroamericanos lo que las unió.

En 2017 Sue declaró abiertamente su condición de gay y desde entonces ella y Megan, que ya había salido del armario en 2012, han compartido fotos conjuntas y acudido juntas a eventos deportivos y sociales.

También fueron portada del ESPN The Body Issue de 2018, posando desnudas y causando un enorme impacto y Sue defendió apasionadamente a Megan de los ataques de Donald Trump en el transcurso del Mundial femenino de Francia-2019.

Defienden la igualdad de pago y los derechos LGBTQ  y luchan contra el racismo y la violencia policial.

Y si Rapinoe no ha parado de reivindicar la igualdad de pago y de género en el deporte y aprovechado las Galas FIFA The Best y del Balón de Oro, premios que se llevó en 2019, para azuzar a la comunidad balompédica para acabar con el racismo y la xenofobia en su seno Sue acaba de publicar un vídeo con una carta abierta dirigida a las nuevas generaciones de mujeres deportistas.


En la mismo, ensalza los históricos logros contenidos en el primer convenio colectivo de la WNBA: “Las jugadoras van a vivir un gran cambio y estamos muy orgullosas por ello. Con este acuerdo hemos sentado las bases de lo que esperamos sea un modelo para otras ligas y un testimonio de la importancia de invertir en la mujer” deportista.

“Si inviertes en las mujeres, inviertes en todos y dejas claro que en el deporte hay sitio para todo el mundo”, agrega.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Just because☺️ @sbird10

Una publicación compartida de Megan Rapinoe (@mrapinoe) el


“Somos el cambio, y cada una de nosotras tiene un papel fundamental a la hora de diseñar el mundo que queremos para nosotras, aunque sobre todo para vosotras, chicas”, recalca, aludiendo al camino allanado y a la necesidad de que la gran carrera femenina no se detenga en el futuro.

FOTO: CAPTURA @mrapinoe

Redacción thechampionsvoice.com