¿Por qué el vídeo Kendall Kemm se ha viralizado? ¿Por qué las imágenes de esta joven empuñando un palo de golf con una sola mano van camino del millón de visualizaciones? ¿Por qué un grande como Nick Faldo, ganador de 6 Majors, le manda consejos para perfeccionar su juego a través de Twitter?

Porque Kendall es todo un ejemplo de superación: hace 6 años (ahora tiene 16) comenzó a practicar el golf, pero poco después, siempre en 2014, sufrió un infarto.

Según los médicos, ya había tenido otros dos y padecía MAV cerebral, una malformación arteriovenosa por la que tuvo que someterse a radioterapia.

Debido al tratamiento, desde hace 5 años la hija de la periodista deportiva Leslie Gudel ya no puede usar su mano izquierda, aunque eso no ha impedido que probara con el softbol antes de volver con el golf.


Hace una semana se apuntó a una clase y poco después ya ha sido capaz de ejecutar el swing solamente con la diestra, golpeando la bola hacia lo lejos del faiway.

Toda una hazaña para una chica que quiere “ser una inspiración para los demás”, especialmente para quienes creen que la MAV es como una sentencia de inactividad.

Su familia ha puesto en marcha la Fundación Kendall’s Crusade para recaudar fondos para la investigación de una patología vascular congénita intracerebral, con arterias anormalmente dilatadas que desembocan directamente en venas también anómalas (arterializadas), sin la interposición normal de una red capilar entre ellas.

“Espero poder contribuir a que otra gente (enferma) actúe en sus vidas”, recalca Kendall.

FOTO: CAPTURAS VÍDEO @lesliegudel