Denuncia que tuvo amenorrea y osteoporosis al unirse al ya cancelado Nike Oregon Project de Alberto Salazar.

Con 17 años Mary Cain batía récords como mediofonista y se convirtió en la estadounidense más joven en entrar en el equipo USA para un Mundial de atletismo. A raíz de su éxito deportivo, en 2014 se sumó al Nike Oregon Project, un recientemente desmantelado programa dirigido por Alberto Salazar y otros entrenadores, y, como lamenta la propia Mary, a partir de ahí lo que hubiese podido ser una trayectoria deslumbrante se truncó.

Mary, que ahora tiene 23 años, asegura en el New York Times que ese deterioro de su rendimiento se debió a los problemas físicos y emocionales que sufrió, todos ellos derivados de las técnicas empleadas en el Proyecto, deficientes y con uso de sustancias prohibidas incluido.


Cabe destacar que el pasado 10 de octubre el proyecto, creado en 2001 para promover las carreras de larga distancia en Estados Unidos, se canceló, con Salazar sancionado por 4 años por reiteradas infracciones relacionadas con el dopaje de sus atletas.

Alberto Salazar, de 61 años y origen cubano, fue en su día un afamado maratoniano, fondista y corredor de cross; entre sus pupilas más destacados figuran Sifan Hassan y Konstanze Klosterhalfen así como estrellas masculinas de la talla de Mo Farah, Clayton Murphy o Donavan Brazier.

En su vídeo acusatorio, de 7’ de duración, Mary Cain denuncia la presión a que fue sometida, y especialmente la insistencia de Salazar para que perdiera peso o mantuviera un peso determinado, para lo que en ocasiones se recurrió a esas sustancias vetadas por la IAAF.

También revela en el NYT la carga psicológica porque decían que estaba “gorda” y el uso de sustancia prohibidas.

Mary, que competía en 800 y 1.500 metros y posteriormente también en los 3.000 metros, explica que estuvo sin tener la regla durante tres años y que sus huesos se volvieron muy frágiles hasta el punto de que se rompió 5 de ellos mientras estuvo en el programa.

Tanto la amenorrea como la osteoporosis aparecieron cuando llevaba unos meses en el programa, que ella acabó dejando en octubre de 2016 por las secuelas físicas y también psicológicas: Mary llegó a tener pensamientos suicidas y de automutilación.

Las revelaciones de Mary Cain han causado un notable revuelo en EE.UU. y otros atletas, como Mary Yolder Begley, y el director de un meeting de atletismo como Jonathan Marcus, han suscrito sus acusaciones en lo referente a la persecución implacable por el peso y las humillaciones en público llamándola “gorda”.

Cabe recordar que hace poco la taekwondista brasileña Julia Vasconcelos, que ahora trabaja de paleta en una obra en Nueva York, asimismo habló de los efectos nocivos provocados en ella por unos entrenadores obsesionados con su peso y de las barbaridades que llegó a hacer para poder mantenerlo.

FOTO: CAPTURAS @runmarycain

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí