Habla en The Telegraph de su mítico discurso en Francia-2019 y de su pintalabios rojo sangre.

Redacción thechampionsvoice.com

Marta es uno de los grandes referentes del fútbol femenino global y también de otros iconos del #futfem, con Jenni Hermoso entre ellos. Su propio ídolo es Formiga, brasileña como ella misma, que acaba de renovar con el PSG con 42 años y que ostenta récords extraordinarios por su longevidad.

A sus propios 34 años, la 6 veces ‘Mejor Jugadora del Año’ FIFA (2006, 2007, 2008, 2009, 2010 y 2018) no ha parado de luchar por los derechos, el empoderamiento y la visibilidad de las jugadoras, renunciando incluso a dinero para que fuera a parar a otras compañeras.

Su fútbol encandila desde hace décadas, pero ahora también es Marta Vieira da Silva, la del discurso que ninguna futbolista olvidará: tras el 2-1 ante Francia en los octavos del Mundial-2019 que marcaba una eliminación de la ‘seleçao’ con prórroga incluida Marta ‘explotó’ emocionalmente.

Su misión: dar voz a las jugadores que no tienen, y renuncia a dinero para que cobren otras.

“El futuro del fútbol femenino depende de vosotras para sobrevivir- No habrá una Marta o una Formiga para siempre. Pensad en lo que estoy diciendo”, arengó, en declaraciones televisivas a pie de campo, a las jóvenes generaciones, a las que asimismo dio la gran receta para triunfar: trabajar duro y no bajar la guardia jamás.

Cada vez que ve el vídeo con aquella intervención, la delantera de las Orlando Pride que ha sonado para el nuevo Real Madrid femenino vierte unas lágrimas, como revela en declaraciones a The Telegraph, siempre en clave de #futfem.

Ese poderoso discurso tras el KO de Brasil

“Mis palabras estuvieron motivadas por ese momento y por cómo me sentía ahí. Miré hacia un lado y vi a una de mis compañeras de selección, una de las jóvenes, llorando. Me pudieron las emociones, y por eso dije lo que dije. Y porque creo que la próxima generación debe trabajar más duro”.

“Especialmente en el fútbol femenino tenemos que insistir en este mensaje. Porque necesitamos ese apoyo. Para que el fútbol femenino tenga sus derechos (las jóvenes) necesitan perseverar: no pueden rendirse. Por eso tenía que lanzar ese mensaje en aquel momento. Es muy importante dejar un mensaje, porque me he dedicado al deporte toda mi vida”.

Formiga, su ídolo: “No necesita decir nada para alzarse contra la discriminación por edad”.

“Por supuesto que en un deporte por equipos no estará de acuerdo contigo el 100% de la gente. Hay atletas que buscarán excusas cuando pierden. Pero el 99% estuvo de acuerdo conmigo. Hay deportistas en Estados Unidos que me han preguntado si ensayé ese discurso. Pero yo soy muy espontánea, jamás sería capaz de hacer algo así”.

Sigue llevando su pintalabios rojo sangre

“Me desperté por la mañana” el día del partido contra Francia, “y le dije a Camila, mi compañera de habitación, ‘quiero llevar algo diferente, algo poderoso, algo fuerte’. Fui al cuarto de baño y cogí el pintalabios”.

“Nos reímos, Para mí, ese color representa el poder de la mujer. Practicamos un deporte que es muy agresivo, con mucha fuerza. En este sentido para mucha gente sigue siendo muy masculino”.

“Cuando llevo el pintalabios siento que podemos mostrar nuestro lado femenino a través de ello. El pintalabios se convirtió en algo muy poderoso”.

¿Cómo ve el futuro del fútbol femenino?

“Para empezar, tenemos que dejar de comparar el fútbol femenino con el masculino. Son cosas que duelen. Hay gente que dice ‘Marta ganó el trofeo a la mejor futbolista 6 veces, pero nunca ha ganado un Mundial’. Bueno, pero Messi y Ronaldo se han llevado la misma distinción (individual) y tampoco conquistado la Copa del Mundo. La manera en la que lo mencionan es diferente”.

Espera que no haya “regreso al pasado” del fútbol femenino por la pandemia de la COVID-19.

Votó a Megan Rapinoe para el Balón de Oro

“Es importante dar voz a quienes no la tienen”.

“Durante el Mundial de Francia-2019 acabé el contrato con uno de mis patrocinadores, decidí que no iba a aceptar la propuesta que me hicieron. Dije ‘voy a servirme de este momento para dar voz a las mujeres utilizadas por tantas marcas: les dan el equipamiento para jugar y entrenar, pero no hay compensación económica’”.

“A raíz de mi decisión, muchas jugadoras pudieron firmar contratos. No yo, pero sí ellas, y eso es lo importante: que nosotras usemos nuestra voz para darles voz a ellas, lo que les reportará más oportunidades”.

Rendida a Formiga: “No necesita decir nada”

“Me gusta mirarme en ella, tomarme lo suyo como reto. Solo con ver cómo vive la vida Formiga ya es suficiente: ella no necesita decir nada. Se alza contra la discriminación por edad, y contra la infravaloración de las deportistas veteranas. Yo no cambiaría tener a Formiga en mi equipo por otra jugadora solo porque sea más joven”.

Los efectos de la pandemia en el #futfem

“Hemos recorrido un largo camino en este deporte. Sería regresar al pasado”, dice aludiendo a los posibles efectos devastadores para el fútbol femenino que la emergencia sanitaria de la COVID-19 podría tener en muchos países.

FOTO: @martasilva10 / @clear.haircare