Su receta: “Mucho trabajo, dedicación y constancia. Hora y horas haciendo lo mismo”.

Redacción thechampionsvoice.com

Lydia Valentín, campeona olímpica, del mundo y de Europa de halterofilia, participó junto al extenista Àlex Corretja en la iniciativa Encuentros Bridgestone, compartiendo su receta para superar los obstáculos que aparecen en el camino hacia la consecución de los grandes sueños, deportivos en este caso.

Además, la fuera de serie berciana, de 35 años y deseosa de refrendar su condición de referente mundial en los JJ.OO. de Tokio, recordó sus inicios y recalcó que el éxito solo llega con trabajo duro, dedicación y constancia.

En el coloquio, respaldado por el COE, moderado por el periodista Juanma Castaño, grabado antes de la emergencia sanitaria por la COVID-19 y lanzado ahora, también tomaron parte Manuela Marote, psicóloga del Comité Olímpico y Paralímpico Español; Blanca Ruiz, que ha superado una fibrosis quística y ganadora del Concurso de Sueños Bridgestone, y Adrián Ruiz, piragüista y representante español en el programa OlímpicoYoung Change-Maker.

También dice que “lo que diferencia a los campeones es la fortaleza mental e interior”.

Éstas son las cinco grandes claves, de hábitos y naturales, de Lydia Valentín para tener una mentalidad ganadora en el deporte y en la vida:

1. FUERTE POR FUERA, PERO SOBRE TODO MENTALMENTE
“Considero que soy una persona fuerte por fuera, obviamente, pero mucho más fuerte por dentro”.
– “Al final, lo que diferencia a los deportistas y a las personas, es la fortaleza interior: es lo que realmente te va a ayudar a seguir y a conseguir tu sueño aunque haya muchas trabas y obstáculos en el camino”.
– “Te va a dar mucha fortaleza y va a medir si lo que persigues es realmente tu sueño o no lo es”.
– “Obviamente necesito la fortaleza exterior y la de mi físico para mi deporte, pero es mucho más importante la mental”.

2. PORTENTO FÍSICO TOTAL / FAMILIA GENÉTICAMENTE FUERTE
– “Yo era una niña muy deportista. Era buena en atletismo, era rápida, tenía mucha fuerza explosiva, corría los 400 m; tenía velocidad”.
– “Y los fines de semana jugaba al baloncesto; entrenábamos entre semana y era divertido porque era conjunto (niños y niñas)”.
– “Hacíamos todo tipo de deporte y el entrenador (Isaac Álvarez) dijo ‘¿esta niña de dónde ha salido?, esta niña es buena en todo, viene a hacer educación física con el colegio, gana a las chicas, gana a los chicos en actitud, aptitud, no se deja ganar por nadie y tiene un portento físico que no tiene mucha gente’”.

Explica su postura de “¿y qué?” y dice que nunca le han gustado los caminos impuestos.

– “Yo tenía un físico deportivo total. Al final creo que es genético, como el que nace con los ojos azules o con los ojos verdes”.
– “Vengo de una familia genéticamente fuerte y tenía muchas cualidades para desarrollar la halterofilia”.
– “Yo comencé con 11 años, eran juegos, el entrenador cogía una pica y quería ver en ti la movilidad, tu flexibilidad o tu gesto. Sin esto es imposible realizar la técnica de halterofilia. Has de tener una habilidad”.
– “Es cierto que tuve un poco de suerte porque él me descubrió. Muchas veces digo que yo no elegí la halterofilia, sino que la halterofilia me eligió a mí. Vio algo en mí y me fue motivando desde el minuto uno”.

3. CÉNTRATE EN EL CAMINO, HAZ BALANCE DESPUÉS
– “Cuando ya lo has conseguido todo, tu perspectiva va cambiando. Es cierto que ya lo tienes todo, pero ahora no me centro en lo que he conseguido en lo que ha conseguido sino en lo que quiero conseguir en Tokio”.
“Quiero centrarme en el camino hasta llegar ahí. Haré balance después (en plan) ‘Lidia, es increíble lo que has conseguido’.

Y recuerda en Encuentros Bridgestone que de niña ella nunca se dejaba ganar por nadie.

  1. CAER EN LA COMODIDAD DE LO NORMAL, FATAL
    – “Detrás de un campeón del deporte o de lo que sea hay muchísimo trabajo, muchísima disciplina, mucha constancia, muchísimas horas, horas y horas de dedicación a lo mismo”.
    – “Eso hace al campeón o a la persona que tiene éxito en lo que hace”.
    – “La actitud lo es todo. Nosotros nos movemos por motivación. La actitud te lleva a superar una enfermedad, haces cosas extraordinarias”.
    – “La gente sin actitud no podrá conseguir grandes cosas, te quedarás en la mediocridad. No podemos caer en la comodidad de lo normal. La actitud lo es todo”.
  2. HAZ LO QUE TE GUSTE Y CON LO QUE DISFRUTAS
    – “¿Ser niña, un obstáculo? Nunca me han gustado las cosas típicas, nunca me han gustado los caminos trazados, lo que te marca la sociedad, tienes que hacer esto, llevar esto…”.
    – “Al final cada uno es libre y tiene que hacer lo que le gusta y con lo que disfruta, no lo que te imponen tus padres o la sociedad”.
    – “A mí me gustaba un deporte que era de fuerza y más vinculado al género masculino. ¿Y qué?
    – “Cuando se lo dije a mi madre se quedó así en plan ‘eso es como de niños, en un mes se pasará a la natación, querrá hacer fútbol… irá rotando, como le gusta el deporte no pasa nada’”.
    – “Pero claro, después veía que no. Vio que dejé el baloncesto, y el atletismo, y que me centraba en la halterofilia. Mis padres (Juan Ángel y Estrella) me acompañaron a las competiciones, vieron que había niñas y niños y vieron que es un deporte como otro cualquiera”.
    – “Al final (llegar hasta lo más alto) solo me ha costado 20 años de trabajo, de dedicación y de constancia. Cerrar el foco por completo, seguir día tras día, año tras año persiguiendo mi objetivo y en este caso mi sueño y seguir hasta que lo he conseguido”.

Para más información sobre el Encuentro Bridgestone con Lydia Valentín, pinchar aquí.

Bridgestone es patrocinador olímpico mundial.

Lydia Valentín, en el colorquio #EncuentrosBridgestone con Àlex Corretja, Juanma Castaño, Manuela Marote, Blanca Ruiz y Adrián Ruiz. FOTO: CAPTURA @Bridgestone_H / @COE_es