Katelyn Ohashi dejó la gimnasia de elite porque fue víctima de mobbing y bullying, y necesitó asesoría de salud mental.

El vídeo de deporte femenino más viral de 2019 llevaba este 31 de diciembre por la tarde más de 77.634.000 visualizaciones en YouTube: las imágenes se subieron el pasado 12 de enero y recogen el ejercicio de suelo con el que la gimnasta USA Katelyn Ohashi logró un ‘10’ en los Campeonatos NCAA, compitiendo con el equipo UCLA Bruins.

Ohashi, de 22 años, epató a los espectadores congregados en el californiano Anaheim Arena y al mundo con una exhibición trepidante de principio a fin por su elevado grado de dificultad, creatividad y alegría contagiosa.


Katelyn, que pone música de The Jackson 5, Tina Turner, Michael Jackson, Prince o Earth, Wind and Fire, a sus coreografías ya ha concluido sus estudios universitarios; ahora día a día son exhibiciones de gimnasia remuneradas y sobre todo la lucha contra el bullying y el mobbing, de los que ella misma ha sido víctima y que la llevaron hasta el punto de requerir asesoría de salud mental.

Llegó a competir con lesiones de espalda y hombros, y al final ya no pudo soportar la carga física y psicológica.

La sonrisa de la atleta más viral de 2019 esconde, pues, unos traumas que truncaron un posible estrellato olímpico y mundialista como el de su compatriota Simone Biles, también de 22 años.

En la American Cup de 2013 Katelyn, que pasó 4 años en las filas de la selección júnior de Estados Unidos, derrotó a la actualmente titánica Biles, a la que también ha hecho sombra mediática con sus videos virales, el citado de enero pasado, el de marzo de 2018 correspondiente a los Campeonatos PAC-12 y el de agosto de 2019 en los Aurora Games.


Ohashi parecía destinada a ser olímpica en Río-2016, pero a la postre ese sueño se desvaneció, como recuerda la NCAA; salvo sorpresa mayúscula no estará tampoco en Tokio-2020, porque decidió abandonar la gimnasia de elite tras haber perdido la ilusión.

En 2013 derrotó a Simone Biles, a la que ha hecho sombra con sus ejercicios trepidantes como gimnasta NCAA.

Como reveló la propia Katelyn en un vídeo de The Players’ Tribune, cayó en una depresión porque los aficionados le decían que no era lo suficientemente buena y porque se metían con su físico; comenzó a dudar de sus cualidades y de ser “invencible pasé a estar rota”.


Ohashi llegó a competir con una fractura en la espalda y con dos lesiones de hombro, y acabó diciendo basta, por la carga física y psicológica.

Para no prolongar su martirio, se matriculó en la Universidad de California de Los Ángeles, donde este 2019 se graduó, sintomáticamente, en Estudios de Género.

En UCLA recuperó la vitalidad, y su mejor nivel, como prueban las 6 notas de perfección obtenidas en total en suelo y los cetros conquistados en 2018 y 2019… frente a los éxitos olímpicos y mundialistas de Simone Biles en Río-2016, Doha-2018 y Stuttgart-2019.

Hay quien opina que Ohashi merecería estar en los JJ.OO. de verano de 2020. Calidad no le falta.

Y la firma: FOTO: CAPTURA @katelyn_ohashi / @LAFC

Redacción thechampionsvoice.com