Denuncia de Jessica Shuran Yu, patinadora retirada con 17 años por un desorden neurológico.

Redacción thechampionsvoice.com

Jessica Shuran Yu, de 19 años y que en junio de 2018, con solo 17, se retiró del patinaje artístico sobre hielo debido a un desorden neurológico, ha revelado los abusos físicos sufridos por parte de su coach desde niña y también los infligidos a otras compañeras.

La joven deportista, hija de padre singapurense y madre china, competía por Singapur, pero entrenaba en China, donde vivió en infierno relatado en su cuenta de Instagram y en declaraciones a The Guardian, sumándose a la corriente #MeToo del deporte femenino.

Paralelamente a su denuncia, la ganadora de una histórica medalla para su país en los Juegos del Sueste Asiáticode 2017 ha activado una ‘línea abierta’ para que otras víctimas de abusos sistemáticos puedan hablar con ella y exponer sus casos.

Ahora, con 19, ha decidido revelar el calvario vivido de pequeña con su entrenador en China.

Jessica Shuran Yu, hospitalizada al empezar a encontrarse mal después de un stage de entrenamientos en Los Ángeles en enero 2018, tuvo que dejar la alta competición a instancias de los médicos, “un golpe durísimo”, aunque para ella lo realmente grave fue “el trato deshumanizante” por parte de su entrenador.

Los testimonios “de las valientes Laurie Hernandez, Rachael Denhollander, Maggie Nichols, Lucy Mein, Jennifer, Catherine Lyons, Ellie Downie, Francesca Fox y Jessica Coombs” en que se basa el documental de Netflix ‘Athlete A’ sobre los abusos sexuales contra gimnastas USA con encubrimiento federativo y las confesiones de gimnastas británicas han llevado a Jessica a relatar “mi historia”, con especial hincapié en los castigos físicos y los desórdenes alimentarios provocados:

– “Cuando yo tenía 9 años me preguntaron si estaba dispuesta a aceptar lo que fuera para llegar a los Juegos Olímpicos”.
– “Dije que “sí”. Era imposible que entendiera o supiera a qué estaba dañado ese “sí””.
– “El maltrato empezó a los 11 años. Mi entrenador me golpeaba usando las guardas, las fundas de plástico que cubren las cuchillas”.
– “Cuando se enfadaba conmigo, cuando consideraba que cometía el más mínimo error, me pedía que extendiera la mano (para pegarme). A veces me golpeaba en las piernas y los brazos sin previo aviso”.
– “Podía pasar en medio de un entrenamiento, delante de todo el mundo, o después, en zonas apartadas donde me gritaba y golpeaba aún más fuerte”.
– “En días especialmente malos, me golpeaban más de 10 veces seguidas hasta dejarme la piel en carne viva”.

“Me pegaba hasta dejarme en carne viva”: urge a todas las víctimas a “hablar públicamente”.

– Antes de los Juegos Olímpicos de invierno de Pieonchang “tuve problemas con los alineamientos de las cuchillas y me desmoroné en el vestuario por el estrés”.
– “Mi llanto le molestó. Me dijo que parara y como no lo hice, me dio una patada en el pie e hizo que se me bloqueara el talón”.
– el maltrato y los abusos se agravaron cuando Jessi empezó a competir en categoría senior
– “Nos llamaba vagas, estúpidas, retrasadas, inútiles y gordas”.
– “Por suerte nunca me pusieron dietas crueles, pero él me insultaba, me decía que perdiese peso y me criticaba por comer. Una vez me castigó por pedir una ensalada porque venía en un plato grande y llevaba una salsa”.
– “Llegó un momento en que deseé ser anoréxica porque eso significaría que estaba esforzándome lo suficiente”, para estar delgada.

– Ya trabajando como entrenadora en Pekín, siempre con métodos éticos por su parte, vio cómo otros entrenadores “pegaron a una patinadora junior y la arrastraron fuera del hielo”.
– “Y a otra la obligaron a competir con dos ligamentos rotos”.
– “Ambas tuvieron que pasar por el quirófano más tarde”.

La campeona singapurense deseó “ser anoréxica” para no ser humillada más por su peso.

Jessica Shuran Yu pide que no se entienda este tipo de abusos como “algo cultural” en China:
“Es una plaga extendida en deportes con componentes estéticos como la gimnasia o el patinaje y en ambientes donde adultos pueden explotar a chicas jóvenes con grandes sueños”, asegura.

Además, urge, como Almudena Cid, a todos aquellos deportistas víctima de prácticas abusivas y maltrato “ que lo digan públicamente y bien alto”.

FOTO: CAPTURA @_jessicayu_ / @teamsingapore