Evitó que su joven rival, a la que había vapuleado 6-3, 6-0, ‘huyera’ entre lágrimas: la abrazó y tranquilizó.

Naomi Osaka acabó entre lágrimas cuando ganó el US Open de 2018, sintiéndose culpable por haber derrotado a Serena Williams en una final en la que ésta tuvo un feo incidente con el juez y en la que el público iba claramente con la carismática tenista madre. Serena pidió disculpas a Naomi más tarde y ahora ambas están de vuelta en Flushing Meadow, después de que la japonesa emulara a Paula Badosa, revelando que había pasado por una depresión.

Defendiendo el título conquistado hace doce meses Osaka, de 21 años y actual líder del ránking WTA, se ha topado con Coco Gauff, joven revelación de 15 años que entró en el cuadro grande del torneo gracias a una wild card. En partido de tercera ronda, Naomi vapuleó a su rival 6-3, 6-0 en un derroche de tenis. Pero lo mejor y más grande vino justo después.

Hizo que Coco hablara a ‘su’ público: “Insistió e insistió. Me dijo que era mejor que llorar sola en la ducha”.

Número 1 mundial por puntos acumulados, Naomi también lo es por empatía. Vio que, presa de las emociones y elevadísimas expectativas, Coco estaba llorando. La abrazó fuerte en la red y la acabó convenciendo para que no ‘huyera’ de la pista sino que dirigiera unas palabras al público de NY, ‘su’ público.

Como había hecho antes con una pequeña fan que hacía cola para que ella le firmara un autógrafo, Osaka tranquilizó a Gauff, una niña-mujer que, apabullada en todos los sentidos, no sabía qué hacer en ese momento. La propia Coco reveló explicó qué le había dicho la que es posiblemente la tenista de mayor calado humano:

– “Ella estaba llorando, y eso que había ganado. Yo estaba llorando. Todo el mundo estaba llorando. No sé por qué estaba llorando ella, había ganado”.

– “Yo quería irme de allí. No soy una persona a la que le guste llorar delante de la gente. Aparte, no quería robarle protagonismo. Pero ella me dijo que me quedara, que era mejor que llorar sola en la ducha”.

Naomi, que en el US Open-2018 ya lloró con Serena: “Fue instintivo. Recordé que ella solo tiene 15 años”.

– “Me insistió e insistió. Yo le decía que ‘no y que ‘no’. Al final cedí, le dije, ‘vale, voy a hacerlo, voy a hablar’”.

– “Estoy contenta de que me convenciera, porque, en fin, no estoy acostumbrada a llorar en público. Gracias, Naomi, muchas gracias”.

Osaka por su parte luchaba contra las lágrimas cuando se dirigió al box de Coco, donde estaban sus padres Candi y Corey, con este mensaje:

– “Habéis formado a una jugadora increíble. Os veía entrenar cerca de donde lo hacíamos nosotros. Las dos hemos llegado lejos y estamos trabajando lo más duro posible. Creo que no había estado tan centrada desde e Open de Australia”.

Billie Jean King alaba el gesto y su peso en el tenis femenino: “Coco ya sabe qué necesita para ser la nª 1”.

Dirigiéndose directamente a Gauff añadió: “Perdona por jugar contra ti con esta mentalidad (ganadora). Ha sido genial medirme a ti”.

En rueda de prensa la estadounidense, sensación en Wimbledon-2019, hizo hincapié en que “estoy contenta de poder vivido esta experiencia. Estoy contenta de que el público de alguna manera nos ayudara a mí y a ella”.

Y dedicó un maravilloso elogio a Naomi: “Para mí la definición de un deportista es que es alguien que te trata como a tu peor enemigo en la cancha pero después te trata como si fueras su mejor amigo. Eso es lo que ella hizo conmigo”.

En cuanto a Naomi, recalcó que “mi reacción fue algo instintivo. Cuando nos dimos la mano vi que estaba llorosa. Recordé lo joven que es, que solo tiene 15 años. Y pensé que estaría bien que ella pudiera dedicar unas palabras a los espectadores que habían venido a verla jugar y animado”, deseosos de que pasara ronda.

Cabe destacar que la histórica Bille Jean King ha alabado “la grandeza” de Osaka en un tuit en el que también dice que “Coco ahora sabe qué hace falta para ser la número 1” y celebra que “estamos ante el amanecer de una nueva era” del tenis femenino.


Otro ejemplo de empatía al más alto nivel se produjo en la final del reciente Rogers, cuando la canadiense Bianca Andreescu, de 19 años, consoló a toda una Serena Williams, lacrimosa por tener que retirarse debido a unos problemas en la espalda.

FOTO: CAPTURAS VÍDEO @usopen

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí