Breanna Stewart, MVP 2018 de la WNBA, es una de las estrellas del campeonato que ha reivindicado públicamente el aborto como “un derecho humano”, un gesto de hondo calado del que se ha hecho eco laSexta Deportes.

También dos jugadoras de los Washington Mystics, Natasha Cloud y Elena Delle Donne han repudiado, en su caso en declaraciones al portal ThinkProgress, las polémicas nuevas leyes anti-aborto de estados como Georgia, Missouri y, sobre todo, Alabama, donde el aborto se prohíbe incluso en casos de incesto y violación y donde se pretende castigar con hasta 99 años de cárcel a los médicos que lo practiquen.

Cabe destacar que Arkansas, Kentucky, Iowa, Dakota del Norte, Mississippi, Ohio y ahora Louisiana asimismo desafían con sus leyes restrictivas, que por el momento aún no han entrado en vigor, la sentencia emitida por el Tribunal Supremo en 1973 y en la que se estableció que el aborto es un derecho constitucional protegido por la enmienda 14 de la Carta Magna.

Actualmente lesionada, Breanna, de 24 años y militante en los Seattle Storm, acudió a la entrega de su anillo de campeona de la NBA femenina femenina luciendo una camiseta reivindicativa con el texto siguiente, traducido aquí al castellano: “El aborto es un derecho humano, un derecho constitucional, una elección personal, asistencia sanitaria, un salvavidas, igualdad de género, ser dueña de tu propio cuerpo, no es un crimen, no es debatible”.

La imagen de la dos veces All Star, bicampeona del mundo y campeona olímpica mostrando esa camiseta se ha viralizado no solo en un país donde hay debate nacional a raíz de las leyes citadas.

Por lo que respecta a Delle Donne, de 29 años y por su parte MVP de la WNBA en 2015, su testimonio es éste: “Creo que cada persona es diferente. Y puedes encontrarte en situaciones diferentes. Y creo que debes poder decidir tú misma qué quieres hacer con tu cuerpo. No puedo imaginarme que una ley así (por la de Alabama) quedara aprobada si la hicieran mujeres y afectara a hombres. Así que tenemos que seguir en la lucha”.

Natasha Cloud, de 27 años, ha reflexionado así, como asimismo recoge ThinkProgress: “Tienes a 25 hombres blancos sentados en una habitación y decidiendo que las mujeres son ahora un trozo de propiedad que necesita leyes y regulaciones. Sabéis, estamos hablando de contraceptivos y sexo seguro y de mujeres teniendo derecho a su cuerpo y decidir sobre éste. El aborto no es en ningún sentido algo en plan blanco o negro. Siempre es una cosa de área gris, y al final no es una decisión de hombres sino solo de la mujer a la que atañe. Es una decisión por su cuerpo, su vida y también su bienestar”.

“Estoy cansada, tan cansada de hombres que politizan nuestros cuerpos y me siento mal por las mujeres que que no tienen acceso a la sanidad y que ahora no tendrán poder de decisión” sobre su propio cuerpo, recalcó la primera.

“Descorazonador y repugnante”

Mientras, la segunda denuncia que tanta retórica anti-aborto se promulgue en nombre de la religión. “Es un golpe tras otro. Hablamos de vidas humanas. No basta con decir ‘solo es el Sur, ahí hacen cosas así’. Muchas veces nos olvidamos de que el Sur es muy diverso. Esto afecta a mucha gente pobre de todas las razas, especialmente a las mujeres negras. Es descorazonador y repugnante y como cristiana que soy me siento avergonzada” de que se utilice la imagen de Cristo para una causa que para muchos americanos es calificable de “asesinato”.

Como han informado medios USA, un legislador de Florida, donde podría haber otra ley polémica, ha asegurado que “Dios me ha dicho que lo haga”.

FOTO: CAPTURA LASEXTA DEPORTES