De 23 años y bética a muerte, ganó el cinturón K1 ISKA: piden un homenaje al club verdiblanco … ¿y llegará un patrocinador ahora?

Lara Fernández, luchadora toledana de nacimiento, coriana de adopción y seguidora a muerte del Betis, se ha proclamado este sábado campeona del mundo de muay thai ISKA en la categoría K1 Pro tras imponerse en Bruselas a la belga Kenny Denoiko en la final a combate único de menos de 59 kilos.

De 23 años, vigente campeona de España y una de las grandes promesas españolas en los deportes de contacto, Lara acudió a la cita mundialista tras denunciar que no tiene patrocinador que le ayude a correr con los gastos derivados de su preparación y entrenamientos.


“Tanto esfuerzo está teniendo sus frutos”, aseguraba la crack de Cebolla (Toledo) afincada en Coria del Río (Sevilla) en su Twitter, “no os imagináis lo duras que han sido las últimas semanas para mí”, aludiendo a esa falta de apoyo.

A la vez, Lara agradeció el respaldo del beticismo y de sus allegados, asegurando que “no puedo estar más feliz” y destacando que su éxito ha llegado “en una categoría 5 kgs. por encima”, lo que le confiere un valor extra.


Siguiendo con la tradición, recogió el cinturón de campeona del mundo ataviada con una camiseta verdiblanca. Ese gesto y el hecho de que el Betis estés siempre presente en su vida ha dado pie a una campaña en redes sociales pidiendo a la directiva del club que la invita a hacer el saque de honor en el Benito Villamarín.

Mientras, su condición de campeona del mundo podría reportarle al fin un sponsor para descargar la pesada mochila el coste del trabajo necesario para triunfar en competición.

FOTO: CAPTURA @Larafdz13