“No sabía si podría volver a hacer vida normal”, dice la piloto de Gas Gas, ambiciosa de cara al mítico rally raid.

El próximo 5 de enero Laia Sanz tomará la salida en su décimo Dakar, con la ambición de convertirse en el primer piloto español hombre o mujer que logra un pleno de 10 de 10 participaciones en el mítico rally raid afrontadas y completadas.

Laia, que competirá nuevamente con una moto Gas Gas tras 4 años con KTM, también aspira a mejorar su histórica 9º plaza en la general absoluta de 2015, siempre como gran líder del elenco de 13 mujeres, incluidas Cristina Gutiérrez y Sara García, inscritas en el Dakar número 42, el primero en Arabia Saudí.

El reino de la Península Arábiga coge el relevo de Perú, donde la 13 veces campeona del mundo de trial y 5 veces campeona del mundo de enduro acabó en el puesto 12 pese a verse lastrada por una doble infección vírica surgida en verano de 2018.

“Me gustaría que no se tuviera que prohibirá nada, pero son normas del país al que vamos”, Arabia Saudí.

Siempre en el marco de un acto con su patrocinador Soficat Xerox, Laia Sanz, de 34 años y que lleva 9 títulos femeninos desde su debut en el Dakar en 2011, recuerda el calvario vivido a raíz de contraer a la vez la Fiebre Q (infección causada por la bacteria Coxiella burnetii) y el virus de Epstein-Barr (mononucleosis); además, habla del documento con las estrictas nomas de vestimenta y conducta que han tenido que firmar todos los deportistas que competirán en Arabia Saudí, que sigue vulnerando y obstaculizando derechos básicos de la mujer.

Éstas son las declaraciones de la piloto de Corbera de Llobregat:

* Prohibiciones en Arabia Saudí / derechos de la mujer
“Está claro que me gustaría que no se tuviera que prohibir nada, ojalá dentro de unos años no haga falta (firmar nada), pero son normas del país al que vamos. Ahora bien, si de alguna manera podemos ayudar a abrir un poco la mentalidad y cambiar todo eso, será positivo”.

Me molesta tener que ir con pantalón largo con el calor que hará, es fastidioso, está claro, pero tampoco nos podemos quejar de esto, hay otras cosas peores. Para los mecánicos no tomarse la cervecita al final del día será diferente”.

“Que haya mujeres competitivas en la carrera más dura del mundo puede servir de ayuda. Cuando estuve en la presentación del Rally de Arabia vi que tenían muchas ganas de ofrecer una buena imagen, de ser acogedores con el rally y el turismo. Quieren abrirse, así que es un cambio que es necesario”.

“Yo iba con miedo, pero al final vestí con camisa y gorra. No creo que haya ningún problema”.

* La fiebre Q y la mononucleosis de 2018
“No quiero ni acordarme, fue el peor momento no solo de mi carrera, sino de mi vida. Lo pasé muy mal porque no estoy acostumbrada a estar parada, y tener que ir del sofá a la cama y de la cama al sofá durante meses fue muy duro. No sabía si llegaría al Dakar y si volvería a hacer vida normal”.

“Al final, todo salió bien y estoy muy contenta de que así fuera, pero estar en la línea de salida fue muy complicado. Terminar y hacerlo tan arriba me sorprendió mucho a mí misma”.

“Que haya mujeres competitivas en la carrera más dura del mundo puede ayudar a un cambio que es necesario”.

* Sus aspiraciones en su décimo Dakar
“Para mí el principal objetivo siempre es acabar: nunca es fácil conseguirlo. Está claro que me hace mucha ilusión acabar 10 de 10, porque ningún español lo ha hecho”.

“Pero tras estar entre los 16 primeros en los últimos años intentaré estar ahí de nuevo: no me conformaría con un puesto 25º o 28º. El objetivo es estar lo más adelante posible. Soy ambiciosa, quiero hacerlo bien, no solo acabar”.

“Imagino que algo del factor suerte ha ayudado, pero también tienes que trabajar mucho, creo que me conozco bien, que conozco mis límites; sé cómo gestionar la carrera”.

FOTO: CAPTURA @LaiaSanz_