Para incredulidad de la propia Elena Delle Donne, vigente MVP de la WNBA, ésta ha rechazado su petición de quedar eximida de disputar la Liga 2020, que se jugará íntegramente en la ‘burbuja’ o ‘wubble’ de la IMG Academy de Bradenton (Florida) debido a la pandemia de la COVID-19.

Elena, de 30 años y estrella del campeón Washington Mystics, padece desde 2008 la enfermedad de Lyme, unainfección bacteriana recurrente producida por mordedura de garrapata y que debilita el sistema inmunitario.

Y como esgrime en su escrito a la WNBA, según el especialista que la trata el riesgo de que pueda acabar contagiándose del nuevo coronavirus es elevado debido a las condiciones reinantes en el encierro.

“Yo quiero jugar, pero ¿es segura la ‘burbuja’ para mí?”

Los médicos de una WNBA por su parte e irónicamente volcada con la justicia social discrepan, y el organismo exige a la campeona olímpica y del mundo con Estados Unidos que se sume a los entrenamientos y a la Liga, cuyo arranque está previsto para el 24 de julio, si no quiere quedarse sin su salario correspondiente.

Elena ha hecho hincapié en que su salud corre peligro en la ‘wubble’: “Yo quiero jugar, amo mi equipo, con el que tuvimos una temporada 2019 increíble. Pero la pregunta es si la ‘burbuja’ es segura para mí”, asegura, aludiendo a posibles complicaciones o un posible contagio al entrar en un grupo de riesgo.

Delle Donne anunciará su decisión final tras consensuarla “con mi esposa” Amanda Clifton y su galeno. Por el momento está en “estado de shock” por la respuesta de la WNBA.

Elena Delle Donne, en el centro de la imagen celebrando el título WNBA con las Washngton Mystics, sufre la enfermedad de Lyme desde 2008. FOTO: CAPTURA @de11edonne / @washmystics