Becky Hammon dirigió este jueves a los San Antonio Spurs en el amistoso ante los Milwaukee Bucks disputado en la ‘burbuja’ de Orlando, donde el día 30 arrancará una NBA 2020 atípica en cuanto a formato debido a pandemia de la COVID-19.

El entrenador en jefe Gregg Popovich, que hace 6 años apostó por Becky como integrante de su cuerpo técnico sentando un precedente histórico en la Liga Profesional de Baloncesto americana, cedió el protagonismo a su histórica coach asistente pasando él a ejercer de ayudante suyo.

La primera vez, en 2017

Becky, de 43 años y con 16 temporadas WNBA a sus espaldas, comenzó a trabajar con ‘Pop’ en 2014, nada más retirarse como jugadora, y desde 2018 es una asidua en el banquillo de San Antonio, siempre como entrenadora asistente.

Popovich asimismo dará la alternativa al resto de ‘assistant coaches’ en los demás amistoso previos al arranque oficial del curso; al ser la ‘mano derecha’ más veterana, a Becky le tocó ser la primera en relevar al ‘jefe’.


Hammon, con pasado en el basket español, está llamada a ser la primera mujer entrenadora de un equipo NBA, y su cometido frente a los Bucks, que se impusieron por 113-92, constituye otro paso en esa dirección.

Con todo, no fue la primera vez que hizo de entrenadora principal de los Spurs en un encuentro de exhibición: su estreno fue en 2017. Además, dirigió al equipo en la Summer League de 2015, ganando el título.

“Siempre estaré agradecida a Gregg. Hubo otras mujeres antes que yo con cualidades para entrenar en la NBA, pero no había un hombre como él que  creyó en ellas”, ha reiterado Becky.

FOTO: CAPTURAS @officialbeckyhammon / VÍDEO @frntofficesport