Sorpresón para las aclamadas protagonistas del vídeo viral: peloteo en el terrado con Roger.

Redacción thechampionsvoice.com

Las imágenes de Vittoria Oliveri, de 13 años, y Carola Pessina, de 11, jugando a tenis de terrado a terrado durante el confinamiento por la COVID-19 se viralizaron y las dos niñas italianas se convirtieron en referentes por su capacidad para sobreponerse a las trabas de la cuarentena doméstica.

Medios de comunicación de todo el mundo así como Rafa Nadal, Roger Federer o Martina Navratilova aclamaron a estas deportistas de Finale Ligure (Liguria) por su ingenio, resiliencia y pasión, fuente de inspiración para otros muchos atletas varados debido al nuevo coronavirus.

Ahora Vittoria y Carola, admiradoras de los propios Nadal y Federer, ya vuelven a entrenar en las instalaciones de su club, el CT Finale, aunque siguen concediendo entrevistas para hablar de sus célebres peloteos en las azoteas de los edificios en que viven.

Y la más reciente, auspiciada por la marca de pasta Barilla, tuvo sorpresa incluida…

“No sabíamos que nuestro vídeo tendría tanto éxito”, aseguran las chicas frente a la cámara y explican que les encanta Federer, “por cómo actúa en la pista, siempre concentrado”.


“Si le conociera en persona, le saltaría encima”, asegura Vittoria y agrega que actuaría como una fan con el tenista helvético, número 4 del ranking ATP.

Carola la interrumpe, señalando que “para pedirle un autógrafo tendrías que comunicarte con señas con las manos, porque tú no hablas ‘suizo’ (sic)”.

Vittoria se quedaría con “el revés” de Roger y Carola, “con su elegancia, pero con la fuerza de Nadal. Son enemigos, sí, pero también son amigos”.

Además, el suizo apunta a Vittoria y Carola al campus de verano de la Academia del manacorí.

En ese punto Federer aparece en el set de la grabación, precisamente uno de los terrados: “Hola, ¿cómo estáis?”, pregunta y las pequeñas no dan crédito, alucinando cuando al hilo su ídolo las invita a jugar como hacían ellas durante la cuarentena doméstica, en las alturas: “¿Vamos a divertirnos?”.


“Abuela, ¡Federer en nuestro terrado”, grita Carola. “Yo me desmayo”, señala Vittoria.

“Chicos, es él de verdad, no es un maniquí”, subraya antes del peloteo con el ex número 1, seguido de una comida en familia y rematado con otra sorpresa: Federer informa a las niñas que ha hablado con Nadal para apuntarlas al campus de verano de la Academia de tenis del manacorí: “Será perfecto para vosotras”.

“He jugado en muchos sitios geniales, pero éste sin duda está muy arriba en la lista. Ha sido una experiencia especial para mí. Demuestra que puedes jugar al tenis donde sea y pasártelo en grande”.

FOTO: CAPTURAS VÍDEO @barilla