“Es una tragedia. FIFA, tenemos que ayudar a las mujeres de Irán en su lucha contra el apartheid de género”.

“Nunca me ha dado miedo alzar mi voz. Esto es una tragedia y no puede continuar pasando. Es hora de pasar a la acción, no podemos callar durante más tiempo. FIFA, tenemos que ayudar a las mujeres de Irán en su lucha contra el apartheid de género”, ha explotado Kosovare Asllani, internacional sueca del CD Tacón-futuro Real Madrid, en mensaje de Twitter lanzado tras la noticia de la muerte de una aficionada de fútbol en Teherán como consecuencia de las quemaduras sufridas por prenderse fuego ante la perspectiva de tener que pasar 6 meses en prisión por el mero hecho de querer presenciar un partido de su equipo favorito, el Fc Esteghlal masculino.

Sahar Khodayari, de 29 años y conocida en las redes sociales como ‘la chica azul’ por ser éste el color lucido por ‘su’ Esteghlal, se disfrazó de hombre para intentar colarse en el Estadio Azadi en marzo pasado, pero fue descubierta por la policía.

Sahar Khodayari se prendió fuego al saber que podría pasar 6 meses en prisión por intentar ver un partido de fútbol.

Estudiante de Informática, Sahar pasó tres noches en prisión y estaba pendiente de juicio por un ‘crimen’ indignante para sus compatriotas. Cuando el 1 de septiembre supo que seguramente sería sentenciada a medio año más de cárcel, se inmoló frente al tribunal, siempre según la agencia Shafaghana, que informó este martes que la joven había fallecido el lunes en un hospital de la capital iraní por esas quemaduras en el 90% de su cuerpo.


Al parecer Sahar ya había intentado quitarse la vida antes de conocer la posible sentencia, aunque sin éxito. Además, según su hermana, padecía “algún trastorno mental”, lo que quizás habría podido derivar en una retirada de cargos.

El día que Khodayari trató de acceder al Azadi Stadium o Estadio de la Libertad llevaba una peluca azul y un abrigo largo de hombre.

Consternación, también en Amnistía Internacional, por el fallecimiento de la ‘chica azul’, hincha del Esteghlal.

La noticia de su fallecimiento ha provocado un clamor en Irán, donde las mujeres locales tienen vetado asistir a encuentros de fútbol desde la Revolución Islámica, y una ola de solidaridad en todo el mundo, como por ejemplo de la AS Roma o Amnistía Internacional.

A instancias de la FIFA las autoridades locales permitirán, como se supo en agosto pasado y de momento excepcionalmente, su entrada al propio Azadi el próximo 10 de octubre para el partido clasificatorio para el Mundial de Qatar-2022 entre Irán y Camboya.

Sin embargo, el ‘caso Sahar Khodayari’ demuestra que aún queda un largo camino por recorrer y que no basta con acciones más publicitarias que sinónimo de auténtica reforma.

FOTO: CAPTURAS @yekiroboti / @IranRights_org

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí