Según L’Équipe, la justicia francesa ha decidido retomar la investigación, archivada en 2019.

Redacción thechampionsvoice.com

Como informa este lunes L’Équipe, la justicia francesa ha reabierto la investigación por la denuncia presentada en julio de 2018 por la exnadadora francesa Julie Boursier, afirmando haber sido violada de forma repetida entre agosto de 2010 y octubre de 2013, cuando todavía era menor de edad, por un compañero del AAS Sarcelles (1.250 licencias).

Tanto la propia Julie, que ahora tiene 25 años, como el presunto agresor formaban parte del equipo de natación del club del extrarradio de París, del que la madre de la deportista era vicepresidenta en aquel entonces, ajena a las agresiones.

Solo en 2017, cuando Julie intentó suicidarse abriéndose las venas, tuvo conocimiento del calvario de su hija; a partir de ese momento ambas han luchado para que se establezcan responsabilidades.

Ella era menor de edad cuando sufrió las presuntas agresiones, e intentó suicidarse en 2017.

Por desgracia, el caso de Julie Boursier es solo uno de muchos en el deporte femenino, donde, por citar solo uso ejemplos, Simone Biles y otras compañeras sufrieron abusos por parte del ex médico de la Federación USA de Gimnasia Larry Nassar o donde las futbolistas Afganistán o las de Haití han sido víctimas de agresiones sexuales por parte de altos cargos federativos.

Otros episodios de violencia sexual contra niñas o mujeres deportistas que han salido a la luz se han dado en la equitación, el patinaje artístico sobre hielo, la escalada, el esquí o el atletismo.

Siempre según L’Équipe, han sido sobre todo los testimonios de otros dos integrantes del equipo los que han contribuido a que se retome ahora la investigación por la denuncia de Julie, archivada en 2019.

La joven explicó a la policía que las presuntas violaciones ocurrieron en las cabinas de los vestuarios comunes de la entidad, sobre todo; en la piscina y en su casa, frecuentada por miembros del club debido al cargo ostentado por su madre.

Relató a la policía su calvario, que también han vivido gimnastas, futbolistas o patinadoras.

L’Équipe no revela la identidad del presunto agresor, que según la denuncia de Boursier forzaba la puerta, impedía que ella pudiera salir, “me abrazada a la fuerza, me metía los dedos, me empujaba contra la pared” y la violaba en el interior de las cabinas.

Julie, cuyo martirio se prolongó durante tres años y comenzó cuando ella tenía 15, solía oponer resistencia, pero como relata él llegó a morderle los labios para que no pudiera gritar y alertar a otros nadadores.

En ocasiones a la joven nadadora no le quedaban fuerzas para defenderse: “Estaba tan cansada por los entrenamientos que no hacía nada. (Simplemente) esperaba que todo pasara, estaba avergonzada”, aseguró a los investigadores.

FOTO: PIXABAY