La noticia del “fallecimiento totalmente inesperado” de Ione Basterra Olaguenaga (Orozko, Bilbao; 1994), asidua en los podios nacionales e internacionales de handbike, ha teñido de luto el deporte español y el mundo del ciclismo.

La Fundación Saiatiu, a la que pertenecía Ione, ha sido la encargada de comunicar la triste noticia. La atleta vizcaína, de 25 años y que comenzó a practicar el ciclismo adaptado a los 18, nació con espina bífida, una malformación de la columna vertebral que deja los pies zambos, aunque tras una decena de operaciones fue capaz de andar.

Como aseguraba la propia Ione, todo un ejemplo de superación, hace unos meses en declaraciones a El Correo, el deporte era para ella “el gran aliado para la inclusión y para normalizar tu discapacidad”.


Ione, asimismo una enamorada del esquí, también era licenciada en Magisterio, especializada en Pedagogía Terapéutica y Audición y Lenguaje) e impartía clases de refuerzo de euskera en Llodio.

En su palmarés deportivo destacan el título de campeona de Europa Sub-23 en 2016, año en el que paralelamente fue subcampeona de España. En 2017 quedó tercera en Rosenau y en 2018 participó en la Copa del Mundo; en 2019 había sido segunda y tercera en sendas pruebas de la Copa de Europa. Compitió con España y con Euskadi y defendió los colores de la Fundación Saiatiu. (CAPTURA FACEBOOK IONE BASTERRA)