“Los cuchillos son afilados”, dice la joven deportista y califica de “horror” lo que se ha publicado.

Redacción thechampionsvoice.com

Aleksandra Soldátova fue noticia la semana pasada por su ingreso en un centro médico de Moscú por un supuesto intento de suicidio. Según las primeras informaciones, la gimnasta rusa, de 21 años, trató de poner fin a su vida abriéndose las venas, aunque ella misma alegó después que el corte que presentaba en la muñeca había sido “accidental”.

Siempre según medios locales, Aleksandra, campeona del mundo por equipos de rítmica en 2014, 2015 y 2018, cuando también se llevó el oro en cinta, adujo haber “cometido un error” cuando se personó en el hospital; más tarde, ante el revuelo causado, negó su intención de suicidarse.

Ella misma se dirigió a sus fans vía Instagram, indicando que “todo va bien, no tenéis que preocuparos por mí. No han contado la verdad, es un horror. Me corté haciendo el desayuno, le pasa a todo el mundo. Los cuchillos son afilados, yo soy gimnasta y no llevo en la cocina desde hace mucho tiempo…”.

“Yendo a entrenar me di cuenta de que era mejor que me curaran el corte de forma profesional y que no era bueno automedicarme. Fui a la clínica, avisé que llegaría tarde al entrenamiento. Pero luego se ha publicado todo ese horror, que si las venas, que si suicidio… No tengo palabras. Pero ya veis que estoy viva y perfectamente”, agregó.

La campeona del mundo ve la bulimia, trastorno de origen psicológico, como una “enfermedad terrible”.

Pese a su desmentido, el extraño caso de la también tricampeona de Europa por equipos (2014, 2017 y 2019) sigue coleando, por cuanto Soldatóva ha hablado ahora abiertamente de la bulimia que sufre desde hace algún tiempo y que ha calificado de “enfermedad terrible” en entrevista con la agencia estatal Itar-Tass.

Aleksandra, que no está tan “bien”, pues, como ella misma remarcaba, ha decidido tomarse “un descanso, porque no se pueden compaginar deporte profesional y bulimia”, máxime cuando estamos en un año olímpico y cuando Tokio-2020 ya asoma por el horizonte.

Para competir en unos Juegos, “se necesita una salud de hierro”, asegura, sabedora de que ella no la tiene actualmente y desde hace unos tres años.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Наша маленькая звездочка❤️

Una publicación compartida de Alexsandra Soldatova. (@soldy21) el


Soldátova habría dicho que renuncia a participar en la cita japonesa, aunque también se ha publicado que no tenía posibilidades de entrar en el equipo ruso: las plazas están muy cotizadas y la lucha por las mismas es encarnizada; Yekaterina Selezniova es la principal rival de Aleksandra por uno de los puestos en liza y le lleva la delantera.

Aleksandra ha decidido afrontar su problema, es decir la bulimia, revelándolo en público. Hace dos años, en 2018, “ya lo hablé mis entrenadores. Me llevó varios meses admitir que realmente necesito ayuda”, pero ha dado un paso más, para enfilar así la senda de una completa recuperación.

Sufrió una lesión porque “mi cuerpo estaba tan frágil que daba miedo”; también quedó inconsciente.

Precisamente en 2018 cuando sufrió una lesión fruto de su precariedad corporal: “Mi cuerpo estaba tan frágil que daba miedo”, recuerda; ese episodio hizo que se confesara a su coach.

Sea como fuere, Aleksandra no solo se perdió el Europeo de junio de 2018 debido a esa lesión sino que tampoco pudo tomar parte en el Mundial de rítmica de Bakú de 2019 tras perder, como informa la prensa rusa, el conocimiento en una competición celebrada en Portugal.

Medios rusos asimismo destacan que la joven gimnasta ya estuvo dos veces bajo observación por bulimia el año pasado, tras el Europeo de Bakú de mayo, en el que se colgó el oro citado por equipos y sendas medallas de plata en cinta y pelota.

“La salud es lo primero. Ahora mi postura es la siguiente: curarme, pero sin prisas. Pero los entrenadores saben que quiero regresar y entrenar. ¿Si hay opciones de volver esta temporada? Opciones hay siempre”, ha asegurado Aleksandra en Itar-Tass.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Мои утренние потягушки🐱

Una publicación compartida de Alexsandra Soldatova. (@soldy21) el

“Me llevó varios meses admitir que realmente necesito ayuda. Ahora quiero curarme, sin prisas”.

Irina Viner-Usmánova, entrenadora del equipo nacional, ha recalcado por su parte que Soldátova regresará “en breve” a los entrenamientos.

Todo apunta a que la presión fruto de la lucha por las plazas ha provocado el trastorno alimentario en Aleksandra, que quizá necesitaba una reacción más contundente por parte de su entorno: los síntomas de que algo iba mal eran evidentes.

La bulimia, cuyo origen es psicológico, suele aparecer en deportes que requieren o exigen un control del peso como la propia gimnasia, natación sincronizada, atletismo, boxeo, lucha libre o salto de trampolín.

El trastorno se caracteriza por episodios de atracones juntamente con acciones para compensar dichos atracones; la autoevaluación asimismo está influida por la percepción del propio cuerpo y el peso.

FOTO: CAPTURAS @soldy21