Lydia Valentín, la ‘reina’ de la halterofilia, ha entrenado en desescalada con ayuda de una gigantesca rueda de tractor.

Y Laura Deas, bronce en los Juegos Olímpicos blancos de Pieonchang-2018 en la modalidad de skeleton, lo ha hecho empujando un coche.

“Los deportistas de invierno se hacen en verano”, destaca la galesa, de 31 años y que está trabajando de cara a la temporada 2020-21, confiando en que ésta no se vea afectada por el nuevo coronavirus.

Todavía afectada por las medidas de confinamiento y a la espera de poder volver al gym, Laura ha decidido apuntalar su condición física y fuerza con ayuda de su utilitario.

 


Compartidos en redes sociales, los vídeos de sus atípicas sesiones de entrenamiento han contribuido al aumento de su popularidad.


Laura Deas sueña con repetir podio en la próxima cita olímpica invernal, la de Pekín-2022. Hasta entonces seguirá luchando firmemente por el empoderamiento de las mujeres deportistas y ejerciendo de referente en Gran Bretaña.

El skeleton es una de las disciplinas de descenso en trineo, en su caso con uno simple.

FOTO: CAPTURAS @skeletonlaura / @skeleton_laura_gb