Ana Paula Scheffer, de 31 años e integrante del equipo brasileño de gimnasia rítmica entre 2005 y 2015, fue hallada muerta este viernes en casa de sus padres en Toledo (estado de Paraná) sin que el primer examen forense haya podido establecer las causas de su fallecimiento.

Fue Sonia, su madre, quien encontró a la deportista, medalla de bronce en aro en los Juegos Panamericanos de 2007, yaciendo en la cama sin signos vitales.

Sobre el mediodía, hora local, Sonia Scheffer fue a llamar a su hija para el almuerzo y, extrañada, entró en su habitación al no recibir respuesta.

La familia cree que Ana Paula, que actualmente trabajaba como entrenadora en el GR Cascavel, sufrió un infarto fulminante mientras dormía ya que no tenía dolores ni se encontraba mal de salud.

Se espera que en segundo examen practicado en el Instituto de Medicina Legal de Paraná permita a la policía científica esclarecer el caso.

Ana Paula comenzó a practicar la gimnasia de niña y destacó en categoría individual en competiciones estatales, nacionales e internacionales.

Fue mundialista en 2009 y participó en dos ediciones de los Juegos Panamericanos (2005, 2007) y en otras dos de los Campeonatos Sudamericanos (2006, 2010).


Tras su retirada de la alta competición asimismo había sido seleccionadora de las categorías inferiores de Brasil tanto individual como de conjuntos.

Su fallecimiento ha provocado honda consternación entre sus familiares, allegados y compañeras de equipo; en Brasil estaba considerada como una de las grandes pioneras de su deporte, destacando por su técnica depurada y llamada a ser una dirigente de renombre.

FOTO: CAPTURAS @cbginastica-Emanuel Rocha / GLOBO ESPORTE-ARCHIVO