Con 10 meses, Harmonie Rose sufrió meningitis B, una enfermedad poco frecuente y potencialmente mortal.

Los médicos, que cifraron sus posibilidades de supervivencia en menos de un 10%, le amputaron ambos brazos y ambas piernas para salvarle la vida.

Harmonie, que ahora tiene 6 años, es, como dicen quienes la conocen, “un milagro viviente”, cuya gran pasión es la gimnasia.

Su familia ha compartido los vídeos de sus entrenamientos en casa y de sus actuaciones tuteladas: ejemplo de superación, ha llegado al corazón de mucha gente, la gran Simone Biles incluida:


De Bath (Inglaterra), Harmonie es también un ejemplo de solidaridad, contribuyendo a recaudar fondos para una asociación de ayuda a familias con casos de meningitis como la que tuvo ella.


Los posts llevan una serie de hashtags que hacen referencia a todo lo que mueve a esta niña cuádruple amputada, que asimismo practica la natación: #sinlímites, #empújate, #guerrera, #superhumana y #todoesposible.

FOTO: CAPTURA @hope4harmonie