Los jugadores de 1ª y 2ª, al rescate de la Liga femenina, con problemas para pagar los salarios.

Redacción thechampionsvoice.com

En un gesto sin precedentes, como lo ha descrito la Federación de Fútbol de Suecia, los jugadores de los clubes de Primera y de Segunda División nacionales han decidido renunciar a la mitad de sus ingresos federativos para que esa partida de dinero se utilice para pagar los salarios de las jugadoras de la Liga femenina, afectadas por la crisis provocada por la pandemia de la COVID-19.

La noticia se produce cuando, paradójicamente, en España y otros países los clubes profesionales masculinos negocian recortes salariales con sus plantillas.

Cabe recordar que en septiembre los integrantes de la selección de Suecia masculina ya renunciaron a dinero en beneficio de las jugadoras de la selección femenina, bronce en el Mundial de Francia-2019.

Sin embargo, en aquella ocasión el recorte voluntario fue a nivel de compensación por los partidos internacionales, mientras que ahora es salarial.

“Gesto sin precedentes por la igualdad”, dice la Federación y un ejemplo a seguir para muchos.

Por solidario, el detalle de los futbolistas de los clubes ha recibido elogios y aplausos y en muchas partes del mundo lo ven como un ejemplo a seguir: con su renuncia no solo acuden en ayuda de clubes en situación económica precarias, sino que también contribuyen a su continuidad y con ello, a la del fútbol femenino.

La Damallsvenskan, por la que han pasado Vero Boquete o Jenni Hermoso, entre otras, es una de las Ligas más importantes en el ámbito del #futfem y la selección nacional femenina es una potencia.

Gracias a la acción de rescate de los jugadores, la Federación dispondrá de 490.000 euros para pagar los sueldos de las jugadoras en los actuales tiempos de crisis.

Según el presidente Karl Erik Nilsson, el acuerdo, que cuenta con respaldo gubernamental, “sienta un precedente histórico en términos de igualdad en el deporte”.

FOTO: CAPTURA _OBOSdamallsv / @eskilstunaunited