“No estaba preparada para el vacío de no jugar a tenis”: nuevo récord de inactividad.

Redacción thechampionsvoice.com

Garbiñe Muguruza ha escrito su primer artículo periodístico, reflexionando en Vogue España sobre el confinamiento por el nuevo coronavirus y compartiendo sus miedos y sensaciones.

La tenista, de 26 años y número 16 en el actualmente congelado ranking WTA, imprime a sus palabras la misma pasión exhibida en la pista, aunque en vez de aces y un resto de película lanza confesiones y reflexiones propias de la número 1 que aspira a volver a ser.

Aquí puedes leer extractos de su relato en primera persona para la edición española de la prestigiosa revista Vogue, un relato que está calando muy hondo:

“Mis maletas llevan más de dos meses en casa y, para mi sorpresa, no tengo prisa por rehacerlas. El mundo ha dicho stop y nos ha puesto en nuestro sitio. Ahora los días realmente tienen 24 horas… Los minutos apenas pasan y eso supone que mi cabeza se vea invadida de ideas. Ay, si pudiésemos tener siempre nuestros pensamientos controlados”.

California es uno de mis lugares preferidos. Allí llevo pasando Navidades, veranos y muchos entrenamientos en los últimos seis años. Es un lugar con una energía positiva, sana y un clima que simula una primavera constante”.

Cuando no te lo esperas, “la vida te da un codazo”; “salimos de la burbuja” de la WTA.

La cancelación de Indian Wells, impensada
“Precisamente me encontraba allí a finales de febrero, preparándome para mi siguiente torneo de tenis. Una cita muy importante que se juega en la ciudad de Indian Wells”.

“Concentrada y preparada para la competición, el día antes de que empezase mi mánager Oliver me dijo que los organizadores del torneo estaban teniendo una reunión urgente sobre la posible cancelación por un caso de coronavirus en una ciudad cercana”.

“Yo pensé que sería imposible cancelar una competición de tal magnitud, pero al final recibimos la noticia que no queríamos escuchar: el torneo se cancelaba. Me quedé blanca. Y Conchita Martínez, mi entrenadora que estaba en aquel momento junto a mí, todavía más”.

“Decidimos no movernos durante los siguientes dos días, esperando noticias sobre qué pasaría con el siguiente torneo de la gira, el Miami Open. Como fichas de dominó, los eventos iban a ir cayendo uno tras otro, incluido el más especial del año, los Juegos Olímpicos. Triste noticia”.

Trump y la cancelación de los vuelos a Europa
“Ese día, abrí las noticias en el móvil y lo primero que apareció en mi pantalla fue la noticia de que Trump iba a cancelar todos los vuelos a Europa. Atacados, corrimos a reservar nuestros pasajes y así poder salir a tiempo antes de que todo comenzase a colapsar
.

“Parecía que cada hora que pasaba el mundo se iba desmoronando un poco más. Lo que me había parecido algo impensable como la cancelación de dos de los mayores torneos de tenis del mundo se volvió de pronto algo insignificante. Habíamos salido de golpe de nuestra burbuja del circuito profesional de tenis. Lo que se nos venía encima era mucho más grande y grave”.

 

“Tras varios vuelos, por fin llegué a Ginebra, mi casa, cansada y de mal humor después de tanto ajetreo. Fue entonces cuando pude sentir que las cosas no eran iguales. Era extraño. Suiza es un país tranquilo, sereno, donde nadie se salta las reglas y la población es muy cívica. Algo había cambiado, sentí a la gente nerviosa y con una preocupación que se notaba allá donde fueras”.


Un vacío para el que no estaba preparada

“Cuando me planté en mi casa confundida y sin ningún plan pensé: “Y ahora, ¿qué?”. ¿No os habéis preguntado nunca ‘y ahora qué hago yo para entretenerme’? Mi vida, en la que estoy acostumbrada a un ritmo frenético de viajes, presión y esfuerzo físico, se ha visto detenida de un día para otro”.

“No estaba preparada, sobre todo para el gran vacío que he sentido al no poder hacer lo que mejor sé: jugar al tenis. Y, en especial, no estaba preparada para no poder rellenar ese tiempo con nada que se le compare”.

“¿Sabíais que nunca he estado más de un mes en el mismo sitio? Estoy batiendo un récord. La última vez fue cuando me operé del tobillo y no pude andar durante varios meses. De eso hace ya casi una década”.

“Desde los tres años, he vivido con la raqueta en mano por y para un único objetivo. Cuando todo eso desaparece por fuerza mayor, la vida te da un codazo y te dice: “Eh, hay muchas más cosas que el tenis, quizá sea un buen momento para que te prepares para cuando ese día llegue. Para cuando tengas que colgar la raqueta”.

Ha hecho cuatro cursos universitarios, y dice que la superficialidad del mundo no le va.

La testarudez de los vascos, el ritmo caribeño
“Para la cantidad de veces que la gente me pregunta “Garbiñe, ¿de dónde te sientes más de España o de Venezuela?” ni siquiera tengo la respuesta. Soy ciudadana del mundo y me encantan mi sangre española y vasca, y mi sangre latina, venezolana. Y estoy muy orgullosa de representar a España cada semana que compito por todo el mundo.

“Represento una mezcla de culturas allá donde voy, desde la testarudez de los vascos por parte de mi padre, hasta los ritmos caribeños en mi cintura por parte de mi madre. Solo necesito escuchar los primeros compases de una salsa y mis pies se mueven solos”.

El tenis es mi pasión, mi trabajo, mi herramienta para conseguir mi tan ansiada independencia y libertad, para controlar mis propias decisiones y mi vida como mujer libre.

Kilimanjaro: ni trofeo, ni cámaras, ni cheque
“ La mayoría del tiempo estoy rodeada de un mundo superficial: medios de comunicación, cámaras, gente interesada o la famosa sociedad donde lo más importante es el Bentley que tienes. No me siento identificada con ese mundo, es vacío, es soledad, placeres efímeros”.

“Son las experiencias únicas y compartidas las que nutren, alimentan tu visión, tu perspectiva y las ganas de vivir. En Tanzania el pasado octubre decidí subir el Kilimanjaro y fue la experiencia más dura de mi vida. Fue la primera vez que semejante esfuerzo era solo para mí y para nadie más. No había ni trofeo, ni cámaras, ni un cheque. Solo la satisfacción personal que me dio esa experiencia. Pero esta es una conversación mucho más profunda que espero poder desarrollar algún día”.

“Entre tantas cosas que siempre he querido lanzarme a probar ha estado el poder entrevistar a personas interesantes, hacerles preguntas sobre la persona y no el personaje, sobre sus vidas, culturas y costumbres. Muchas de ellas, preguntas que siempre he querido que me hiciesen a mí”.

“También aprender costura y diseño. La moda siempre me ha gustado. O coger un pincel y un lienzo por primera vez en mi vida y que salga lo que tenga que salir. Mejorar mis habilidades en la cocina, o desaparecer y acompañar a National Geographic en uno de sus viajes. O lo más difícil de todo, ser emprendedora y construir un día mi propio negocio”.

Y habla del Kilimanjaro, de su multiculturalidad y de su mente inquieta e impulsividad.

Cuatro cursos de Stanford, John Hopkins y Colorado
“Durante esta cuarentena también he tenido la oportunidad de recuperar los estudios. Y he completado cuatro cursos: dos de nutrición y salud, de la Universidad de Stanford; uno de psicología, de la Universidad John Hopkins; y uno de ciencia del ejercicio, por la Universidad de Colorado”.

“Tengo gustos variados, mi mente es muy inquieta y en ciertos momentos impulsiva e impredecible, aunque para bien, quiero creer. Como dice mi madre: ‘Abre tu mente y haz sitio para las cosas nuevas, solo así lo viejo ya no tendrá lugar’”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Gracias @voguespain por dejarme escribir mi primer artículo. Thank you @voguespain for letting me write my first article💚 ➡️ link bio

Una publicación compartida de GАЯВIÑE МUGUЯUΖΑ (@garbimuguruza) el


“La impulsividad ha sido y es una cualidad en la que he trabajado mucho para tenerla bajo control, aunque intentando no perder la espontaneidad. Lamentablemente, he tenido que aprender a domarla al estar expuesta a los medios de comunicación y al público, al que tanto nos debemos”.

“Mantener la naturalidad puede ser un reto cuando ves que algunos solo están esperando un desliz. No hay que perder la esencia, quien tú eres, porque para bien, o a veces para mal, esa eres tú. Hay que cultivar la personalidad y, sobre todo, tu carácter”.

FOTO: CAPTURA @garbimuguruza