La FIFA, que el próximo 25 de junio elegirá la sede del Mundial femenino de 2023 en votación telemática, y la FIFPro han establecido este jueves una nueva colaboración para fomentar el fútbol femenino profesional y mitigar los efectos en el mismo de la pandemia del nuevo coronavirus.

En una videoconferencia de 90’ de duración, el sindicato mundial compartió con la FIFA su informe ‘Raising the game’, en el que se detallan los últimos avances del propio fútbol femenino e incluyen recomendaciones para seguir desarrollándolo a través de la mejora de las condiciones para las jugadoras.

Estructuras competitivas sostenibles

‘Raising Our Game’ (‘Elevar nuestro juego’) está enfocado en crear en estructuras competitivas sostenibles para que las futbolistas de todo el mundo disfruten puedan explotar su potencial y llegar a competir al más alto nivel con sus clubes o selecciones nacionales.

La FIFPro ha estudiado de cerca los efectos de la emergencia sanitaria de la COVID-19 en el #futfem y se está esforzando por mejorar la situación de las jugadoras en colaboración con su red de asociaciones nacionales de futbolistas y su órgano FIFPro Global Player Council.

Análisis del impacto económico

Sabedora de esos estragos que el confinamiento está causando en el fútbol femenino, la FIFA está centrada en ofrecer una mayor asistencia en el marco del análisis global que está llevando a cabo sobre el impacto económicode la pandemia en el conjunto de la comunidad futbolística.

Como han hecho hincapié ambos organismos, han decidido aunar esfuerzos para apoyar y potenciar el fútbol femenino durante esta difícil etapa y de cara al futuro.

Para ello, seguirán reuniéndose periódicamente para tratar temas como las condiciones de las futbolistas, las competiciones y el calendario internacional femenino.

FOTO: PIXABAY