Máxima presión sobre organismo y presidente: aumento a 32 selecciones, pero siguen esos 60 millones en premios.

La FIFA ha aprobado, de forma unánime y telemática, el aumento de selecciones participantes en el Mundial femenino de 24 a 32, comenzando por la edición de 2023, cuya sede está por decidir. Y con esa decisión la presión sobre el organismo y su presidente Gianni Infantino al respecto de la cantidad de dinero destinada a premios ha pasado a ser máxima.

Cabe recordar que en julio Infantino anunció que ésta se doblaría, pasando de los 30 millones de dólares (unos 26,5 millones €) de Francia-2019 a 60 millones $ (unos 53 millones de euros) en la próxima Copa del Mundo.

Pero ahora serán 32 los equipos en liza, con lo que esos 60 ‘kilos’ se quedan cortos en sí, no solo comparados con los 440 millones de dólares USA (unos 388 millones €) que se repartirán en el Mundial masculino de Qatar-2022.

La cantidad no solo ‘chirría’ comparada con los 440 millones $ para los hombres en Qatar-2022, sino de por sí.

Cabe recordar que en Rusia-2018 el campeón Francia se llevó 38 millones $ (unos 33,5 millones €) del bote total de 400 millones $ (unos 353 millones de euros), que crece, pues, en 40 millones de dólares USA (unos 35 millones €) de cara a 2022. Ese aumento ya es superior al citado de 30 (26,5) anunciado de entrada y de momento de cara a la Copa del Mundo femenina de 2023.

Infantino ha pasado a asegurar que la FIFA está en disposición de “ir más allá de esa cantidad”, pero no hay cifras concretas. Se esperaba que con el anuncio del aumento de 24 a 32 selecciones se anunciaría también un aumento de los premios. Posiblemente una partida saldrá del bolsillo de alguno de los patrocinadores específicos para el Mundial femenino deseados y buscados para 2023.

En todo caso la brecha mujeres-hombres continúa siendo enorme y la demanda de ‘equal pay’ sigue ahí, apremiando más que nunca a la FIFA y a su presidente.

FOTO: FREEPIK

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí