La campaña, impulsada por el Príncipe Al Bin Al Hussein de Jordania, va dirigida a la FIFA y a todos los estamentos balompédicos.

Coincidiendo con la disputa en Lyon de las semifinales y la final del Mundial femenino de 2019 se ha presentado en ciudad hogar del OL la campaña ‘Fearless Football’ o ‘Fútbol sin miedo’ para exigir a la FIFA y a todos los estamentos balompédicos que actúen “ya y pongan fin a la explotación y los abusos sexuales que sufren las mujeres futbolistas” en muchos países.

Esta nueva iniciativa global ha sido lanzada por el Proyecto de Desarrollo del Fútbol de Asia (AFDP) creado en octubre 2018 por Príncipe Ali Bin Al Hussein de Jordania y que cuenta con el apoyo de la seleccionadora del equipo nacional femenino de Afganistán, la estadounidense Kelly Lindsey: “Ni la FIFA ni el presidente Gianni Infantino pueden seguir barriendo debajo de la asombra los casos de abusos sufridos por jugadoras, entrenadoras y árbitros femeninas entre bastidores”, arremete.

Uno de los casos más flagrantes es precisamente el de las futbolistas de Afganistán, objeto, como se atrevieron a denunciar a principios de 2018, de violaciones y maltrato por parte de cargos federativos y del presidente de la Federación de Fútbol Keramuddin Karim, inhabilitado de por vida por la FIFA en junio pasado y condenado a una multa de 900.000 euros después de la investigación abierta en diciembre de 2018 por la Comisión Ética del organismo; ésta le declaró culpable de utilizar su posición de poder para esos abusos sexuales, aunque Karim ha puesto su defensa en manos de un abogado.

Está en change.org y tiene el apoyo de la seleccionadora de Afganistán Kelly Lindsey y figuras como Robbie Fowler o Robert Pires.

En Afganistán se han denunciado por ahora 5 casos de dichos abusos entre 2013 y 2018, en Afganistán mismo y también en un stage de entrenamiento en Jordania, pero hay otros muchos. Las denunciantes han recibido amenazas de muerte y están escondidas en el extranjero, como explica Kelly Lindsey, “con todo el trauma que ello supone”.

Las violaciones al margen hubo acoso, promeses de “una vida mejor” a cambio de sexo y otras formas de abuso de autoridad. Según Lindsey, “no estamos progresando, no hay normas ni sanciones regadas. La FIFA fue informada a principios de 2018 y no hizo nada hasta diciembre. Y mientras, las mujeres del fútbol están desprotegidas en muchos sitios”.

El Príncipe de Jordania pretende contribuir a la causa con su programa, combatiendo los abusos sexuales y la manipulación en el ámbito del fútbol femenino “para que ninguna mujer o niña pase miedo ya”. Él ya fue, durante una breve etapa de antaño como vicepresidente FIFA, el artífice del fin a la imposición del hijab a las jugadoras en países árabes y desde octubre de 2018 lucha a través de AFDP Global por una causa que habría activado al más alto nivel en caso de ganar las elecciones a la presidencia de la FIFA de 2015, perdiendo contra Sepp Blatter, y de 2016, cuando se impuso Infantino.

El caso de las futbolistas afganas es flagrante, con violaciones, y el Príncipe quiere proteger a todas las mujeres y niñas jugadoras.

También la ex jugadora afgana Khalida Popal, impulsora del fútbol femenino en su país y capitana de la selección femenina en 2007, se ha subido al barco; desde 2011 huyó a Dinamarca por las amenazas de muerte recibidas por su lucha deportiva y ahora es una importante activista por derechos de la mujer futbolista.

El presidente UEFA Aleksander Ceferin, los ex futbolistas Robbie Fowler, Robert Pires y Jamie Carragher, la entrenadora del Chelsea femenino Emma Hayes, la de la polémica petición de porterías más pequeñas para el fútbol femenino y ex jugadoras como Heather O’Reilly (USA) o Eni Aluko (Inglaterra) asimismo figuran entre las 75 personalidades balompédicas que respaldan oficialmente la campaña.

#FearlessFootball busca firmas de respaldo a través de la plataforma change.org.

FOTO: CAPTURA VÍDEO @AFDPGlobal