Con 16 meses, Ellie tuvo meningitis: su corazón se paró durante 2’ y hubo que amputarle piernas y antebrazos.

Una de las más extraordinarias historias de superación del deporte femenino es la de la nadadora paralímpica británica Ellie Challis, de 15 años y a la que tuvieron que amputar piernas y antebrazos cuando tenía 16 meses a raíz del deterioro causado en su organismo por la meningitis.

Por culpa de la enfermedad, el corazón de Ellie dejó de latir durante 2 minutos. La pequeña pudo ser reanimada, y pese a que los médicos cifraron el porcentaje de supervivencia en un 5%, ella salió adelante; aunque pagó un  alto precio, jamás se ha dejado derrotar por su discapacidad, siendo un delfín hembra llamado ‘Winter’ su gran inspiración.

Vio la película ‘Dophin Tale’, basada en la historia real del delfín, y fue a visitarlo por primera vez a Florida en 2013.

De cría, Ellie, por su parte un referente más allá de las fronteras del Reino Unido, vio la película ‘Dolphin Tale’, conMorgan Freeman entre los actores y basado en la historia de superación real del animal, al que de cría hubo que amputar la cola después de que ésta quedara atrapada en una trampa para cangrejos.

Ese delfín es ‘Winter’, y Ellie quedó prendada por “su extraña forma de nadar” antes de que los responsables del Clearwater Marine Aquarium de Florida (Estados Unidos) le fabricaran una prótesis de cola para evitar que destrozara su columna vertebral con los esforzados movimientos realizados para nadar.

“Pensé si ‘Winter’ puede, yo también puedo”, ha explicado Ellie en los vídeos realizados para la BBC y para el propio centro marino, que visitó por primera vez en 2013, de niña, después de mucho insistir, y al que vuelto varias veces para ver a su amigo y ayudar a los cuidadores.

Ellie y ‘Winter’ conectaron rápidamente; y como muestran las imágenes subacuáticas, tanto la adolescente como el delfín se desplazan a toda velocidad por el agua pese a carecer de propulsores motrices naturales.

“Vi su extraña forma de nadar; pensé si ‘él puede, yo puedo’: ahora, con 15 años, bate récords y sueña con Tokio-2020.

Ya había logrado diversos récords regionales júnior y también senior, pero fue en 2017 cuando Ellie Challis irrumpió en escena a lo grande, estableciendo una nueva plusmarca paralímpica británica en los 50 m. SB2 con 1.11, por el crono de 1.15 vigente desde los JJ.PP. de Barcelona-92.

En 2019 firmó un récord mundial y dos de Europa en el IPC de Glasgow y fue bronce en los 50 metros espalda S3 en el Mundial Paralímpico de Londres. Ahora su gran sueño es ir a por una medalla en los Juegos Paralímpicos de Tokio-2020, que se llevarán a cabo del 25 de agosto al 6 de septiembre próximos.

“Vivir si extremidades es fácil”, asegura Ellie, nacida en Clacton-on-Sea, que defiende los colores del Colchester Phoenix y cuyos padres Lisa y Paul, entrenador oficioso de la niña, se sienten orgullosos porque ella “nos da lecciones cada día”.

FOTO: CAPTURA @CMAquarium