La danesa y la sueca revelan que “fue algo natural, nunca pensamos que juntas podríamos ser poderosas o una inspiración”.

Pernille Harder, internacional danesa militante en el Wolfsburgo femenino, y Magda Eriksson, bronce con Suecia en Francia-2019 y jugadora del Chelsea, son noticia este miércoles por partida doble: han hablado por primera vez del beso en público que ambas se dieron en pleno Mundial en su primera entrevista conjunta y se han sumado en calidad de primera pareja de futbolistas a la iniciativa #CommonGoal de Juan Mata, donando el 1% de sus salarios a una causa solidaria con el balompié de por medio, en su caso una organización de apoyo a jóvenes deportistas LGTBI+.

Pernille, atacante de 26 años, y Magda, defensa de 25 años, se enamoraron cuando coincidieron en el Linköping (2013-16) y desde entonces llevan una relación a distancia. Al no clasificarse Dinamarca para la Copa del Mundo-2019, Pernille la vivió como seguidora de la Suecia de Magda. Cuando ésta se clasificó para octavos, ambas se besaron en el campo, con Harder enfundada en una camiseta de la selección sueca.

“Imagínate el apoyo que recibiría un futbolista hombre, sería masivo. Pero tienen miedo a la reacción de fans y compañeros”.

Como han explicado en The Guardian, aquello no estuvo escenificado, sino que fue algo espontáneo que, por citar un ejemplo de la reacción provocada, hizo que Pernille ganara 3.000 followers de Twitter en un santiamén:

– “Siempre lo hemos llevado con mucha naturalidad, nunca pensamos que juntas podríamos ser una inspiración. Pero cuando vimos aquella foto y los comentarios que suscitó vimos que sí, que éramos ejemplos a seguir. Nos llegaron muchos mensajes de gente joven, de nuestra edad y también de gente mayor”
– “Eso hizo que me diera cuenta de que había una demanda de referencias en ese sentido, porque lo que provocó esa foto fue muy grande e hizo que mucha gente me escribiera en Instagram para decir que se miraban en nosotras y cuánto les habíamos ayudado”
– “Entonces entendí que juntas somos realmente poderosas. Antes no nos habíamos visto así”

En The Guardian la pareja también explica que respalda una iniciativa deportiva LGTBI+ a través de Common Goal.

Magda por su parte señala que “si miras la foto del Mundial y el apoyo que recibimos imagínate el que recibiría un futbolista masculino, sería masivo. Pero por desgracia parece ser que tenemos que romper las normas antes de que eso pase. El fútbol masculino ha dado un giro diferente y es muy difícil para los jugadores hablar de su homosexualidad. Ojalá que cuando los jóvenes de ahora crezcan las normas hayan cambiado”.

Harder por su parte cree que los futbolistas aún “tienen miedo a la reacción de aficionados y compañeros de equipo. El fútbol femenino está marcando la pauta en este frente y también en otras áreas”.

Ya en cuanto a su ‘fichaje’ conjunto por Common Goal, destinarán su donativo a PlayProud, una iniciativa global que trabaja para que los deportes de equipo sean entornos más seguros y amables con jóvenes que se declaren LGTBI+.

FOTO: @PHARDER10