Críticas a los organizadores por lo que se interpreta como un favoritismo excesivo a los hombres.

Redacción thechampionsvoice.com

Flaco favor han hecho los organizadores del Open de Australia al tenis femenino a la hora de programar los partidos de chicas correspondientes a la edición de 2020, cargada de grandes alicientes: el adiós de Caroline Wozniacki, el tempranero KO de Serena Williams, el ‘fenómeno Gauff’, la resurrección de Garbiñe, la electrizante ‘semi’ de la propia Muguruza contra Simona Halep y, hasta cierto punto, la final entre la caraqueña y Sofia Keninfueron víctimas de los horarios.

Los responsables del AO han sido criticados por lo que ha sido tildado de claro favoritismo hacia los participantes masculinos y por su apuesta excesiva por el talento nacional: una cosa es la tradición y otra bien distinta, obcecarse, les han echado en cara.

Por culpa de ese querer dar cancha, por ejemplo, a unos partidos de dobles de hombres por haber nutrida presencia ‘aussie’, los grandes momentos vividos en Melbourne en clave femenina no pudieron seguirse en directo en Europao en Estados Unidos, donde había más intereses en juego: debido a la diferencia horaria, los encuentros más trascendentales se emitían a horas intempestivas, con el consiguiente bajón de seguimiento en vía TV en directo o directos online y con una incuestionable pérdida de impacto.

Los partidos de chicas, fuera casi todos del horario ‘bueno’ para poder seguirlo en Europa y América.

En la segunda semana de torneo, no hubo ni un solo partido de singles femenino nocturno (hora local) en la pista Rod Laver, copada por completo por los encuentros masculinos, los que por norma sí pudieron seguirse en los continentes nuevo y viejo en horarios más ‘normales’.

Además, la organizadora Tennis Australia repartió las semifinales masculinas entre dos días y comprimió las de mujeres en una sola jornada, práctica que no se lleva a cabo en ningún otro ‘grande’.

Garbi y Halep saltaron a la pista con casi 40 grados centígrados de temperatura, y con las gradas semivacías debido al calor. También Sofia Kenin, campeona a la postre, y Ash Barty disputaron el primer duelo de ‘semis’ bajo un sol de justicia.

Y, como destacaron las propias tenistas, no es lo mismo actuar en la pista central que en una secundaria.

La resurrección de Garbiñe, su trepidante ‘semi’ con Halep o el adiós de Wozniacki merecían algo más.

En definitiva, se espera que de cara al AO de 2021 la programación sea más equitativa y que contribuya al lucimiento del tenis WTA más allá de los husos horarios.

Cabe recordar que la diferencia horaria entre Melbourne y Madrid es de +10 horas y entre Melbourne y NY, de +16 horas.

Cuanto más tarde fueran los partidos en Australia, más cómodos de seguir en directo eran por los aficionados de Europa, y de América. Pese a su nivel de juego, las chicas no tuvieron garantizado ese ‘prime time’ europeo/americano.

FOTO: CAPTURA @AustralianOpen