Zascas y llamamiento de la cuarta jugadora USA tras Hamm (2), Wambach y Lloyd (2) en ganar el trofeo FIFA.

 

Megan Rapinoe se llevó este lunes el FIFA The Best a la Mejor Jugadora Mundial de 2019, año en el que ha sido campeona del mundo con la selección USA así como Balón y Bota de Oro de Francia-2019.

Icono de la lucha contra la homofobia y líder a la hora de reivindicar la igualdad de pago, Megan dejó constancia de su carisma en el Teatro alla Scala de Milán, donde se impuso a las otras dos finalistas, su paisana Alex Morgan (Orlando Pride) y la inglesa Lucy Bronze (Lyon), flamante Jugadora UEFA de la temporada. Megan obtuvo 46 puntos, por 42 de Alex y 29 de Lucy.

Habló de las “historias inspiradoras” de Sahar Khodoyari y de Sterling y Koulibaly  en su lucha contra el racismo.

Su pareja Sue Bird no pudo desplazarse, por lo que Megan, de 34 años, estuvo acompañada de su hermana gemela Rachael, lesbiana como ella y asimismo futbolista, aunque menos destacada. Subida en el estrado, la cuarta jugadora estadounidense en llevarse el trofeo FIFA tras Mia Hamm (2), Abby Wambach y Carli Lloyd (2) lanzó un discurso a la altura de su caché, con guiños y pullas, pero sobre todo con un mensaje que caló hondo entre los VIP’s del balompié congregados en el auditorio.

– “Sí que pesa este trofeo”, comenzó bromeando y posiblemente para aplacar los nervios: “No encuentro las palabras, algo extraño en mí”.

– “Quiero dar las gracias a mi familia y a mi maravillosa compañera, que no ha podido estar aquí, por su apoyo, sin el que nada de esto habría sido posible. Gracias también a todos los entrenadores que he tenido en mi vida. Jill Ellis y el resto nos han puesto en una gran posición”.

– “Y gracias a todas mis compañeras, por aguantar todas mis ‘mierdas’ y por aguantarme cuando me volvía loca porque necesitaba liberarme”.


– “Ha sido un gran año para el fútbol femenino. Para los que se han dado cuenta ahora, llegan un poco tarde a la fiesta”.

– “Aunque (el presidente FIFA Gianni Infantino) ya ha mencionado algunas cosas que yo quería decir. Quiero hablar de las historias que me han inspirado, como las de (Raheem) Sterling y (Kalidou) Koulibaly, sus grandes actuaciones sobre el campo y su reacción ante los deplorables ataques racistas de que han sido objeto. O la historia de la chica iraní (Sahar Khodayari), que murió por no poder asistir a un partido como espectadora”.

“Haced algo”, soltó al auditorio de VIPs para frenar la homofobia y, sobre todo, no dejar solos a Raheem y Kalidou.

– “Si realmente queremos tener un cambio significativo, si todos los que no son Sterling (Manchester City) y Koulibay (SSC Napoli) estuvieran indignados, si todos estuvieron indignados por la homofobia…”

– “Ser futbolistas profesionales es una oportunidad tan increíble, tener tanto éxito, tener una plataforma tan grande”.

– “Pido a todo el mundo aquí que preste su plataforma a otros, que comparta su éxito. Tenemos la oportunidad única de usar este deporte para realmente cambiar el mundo para mejor”.

– “Espero que esto os llegue el corazón. Haced algo. Tenemos un poder increíble en esta sala”.

FOTO: CAPTURAS @FIFAWWC