Crece la presión sobre el COI: mientras las poderosas Federaciones Estadounidenses de atletismo y de natación han solicitado formalmente que los Juegos Olímpicos de Tokio-2020 se aplacen debido a la crisis del nuevo coronavirus, el Comité Olímpico y Paralímpico de Estados Unidos (USOPC) ha comunicado que no enviará a sus deportistas a las capital si no reciben por parte de las autoridades correspondientes la más completa seguridad para la salud de los participantes.

“La decisión sobre los Juegos no recae en nosotros, sino en la Organización Mundial de la Salud (OMS), el gobierno japonés y el Comité Olímpico Internacional. Pero en ningún caso enviaríamos a nuestros atletas si no hay unas garantías de que vaya a ser seguro para ellos, recalcó Sarah Hirshland, directora ejecutiva del USOPC.

Además, habló de “una ansiedad y unas preocupación reales” en la comunidad deportiva mundial fruto de la incertidumbre y falta de claridad” al respecto de la celebración de Tokio en sus fechas inicialmente previstas (24 de julio-9 de agosto) o más tarde.

Las Federaciones de atletismo y natación por su parte solicitan un aplazamiento debido a la desigualdad de la preparación de los competidores y la imposibilidad que tienen muchos de hacerlo en condiciones debido al confinamiento por el COVID-19.

FOTO: PIXABAY