No te vuelvas loc@: hay trucos para combatir todos los efectos negativos.

Este fin de semana toca cambio de hora en Europa y otras partes del mundo: la madrugada del sábado 28 de marzo al domingo 29 de marzo los relojes se adelantarán de las dos a las tres, y esa hora ‘robada’ se recuperará el próximo 25 de octubre, fecha en la que los relojes se volverán a retrasar.

A partir de 2021 ese cambio horario ya no se producirá 2 veces al año, sino que se convertirá en un adelantamiento o retraso fijo y por concretar.

Sea como fuere, en 2020 el cambio de hora de verano coincide con la pandemia del nuevo coronavirus y con el confinamiento de millones de personas.

A los efectos de la cuarentena doméstica se sumarán, pues, esos efectos del cambio horario negativos, como los del jet lag pero más acentuados al no movernos de huso, latitud o hemisferio.

¿Hay alguna manera de mitigarlos? Sí, existe una serie de cosas que podemos hacer para combatir el cansancio, la fatiga, la falta de concentración, la desgana y la irritación asociados al cambio de hora.

Nuestro reloj interno se rige por el reloj solar, y no consigue seguir el ritmo de un cambio de hora forzado como el inminente; fruto de ello aparecen problemas o molestias cardiovasculares o de digestión y dificultad para quedarse dormido o dormir de un tirón.

También te puede interesar: Meditación para combatir la ansiedad por el coronavirus

¿Qué podemos hacer? Aquí van unos consejos y unas recomendaciones básicas para que el cambio horario interfiera el mínimo posible en el ritmo de actividad/descanso de por sí alterado en muchos casos por la cuarentena doméstica:

– en la medida de lo posible es aconsejable acostumbrarse a ir a dormir una hora antes en los días previos al cambio horario
– una vez se ha producido el cambio de hora, es recomendable ir oscureciendo el ambiente o las habitaciones para ‘engañar’ a la mente
– también es recomendable cesar con el uso del móvil o de las nuevas tecnologías un buen rato antes de meterse en la cama
– las noticias negativas que por desgracia sigue generando el COVID-19 pueden alterarnos demasiado
– practicar la meditación, leer un libro (sin crimen, etc. de por medio) o escuchar música relajante ayuda a rebajar la tensión

También te puede interesar: Ejercicios top para quemar calorías sin salir de casa

– es conveniente no teletrabajar desde el dormitorio, ya que dificultará desconectar mentalmente a la hora de irse a dormir
– no hay que someterse a presión con los horarios de comienzo de la jornada: sobre todo los primeros días es bueno levantarse un poco más tarde, sin agobios… y siempre sin pasarse en cuanto a tiempo extra en la cama
– es importante darle pequeñas treguas al organismo, para que se habitúe al nuevo horario y al nuevo orden de luz diurna
– y recuerda: no olvides alimentarte bien y hacer ejercicio, siempre en la medida de lo posible.

FOTO: PIXABAY