La laureada entrenadora explica que “por suerte, mis síntomas han sido muy leves”.

Redacción thechampionsvoice.com

Clàudia Pons, seleccionadora nacional femenina de fútbol sala, enfermó del nuevo coronavirus, pero lo ha podido superar y ya está planificando, siempre en confinamiento, detalles de la fase de clasificación para la Final Four del Europeo de futsal de febrero de 2021.

La propia Clàudia, de 35 años, ha explicado que ella y sus padres han tenido la COVID-19 los tres a la vez, aunque ella misma solo presentó síntomas leves; su madre pudo hacer la recuperación en casa, pero su padre tuvo que ser hospitalizado.

La entrenadora catalana, campeona de Europa en febrero de 2019 con un equipo en el destacan la portera Silvia Aguete y la centenaria Anita Luján, aboga por la paciencia y el sentido común para poder volver a la normalidad y asegura que el deporte es una de las facetas de la vida que ha pasado a un segundo plano debido a la emergencia sanitaria.

Sin embargo, en su caso el futsal está presente en su día a día #EnCasa. Asumió la dirección de la selección femenina en julio de 2018 y los premios, entre ellos el del World Soccer Congress de 2019, y distinciones por su labor no se han hecho esperar.

Éstas son las declaraciones de Clàudia, dueña de un palmarés notable con tres medallas mundialistas (1 plata y 2 bronces) incluidas, a los medios oficiales de la RFEF:

“Antes de que se declarara el estado de alarma decidí trasladarme a casa de mis padres para ayudarles en lo que fuera posible y necesario. Y cuando ya llevaba unos días ahí, los tres empezamos a tener fiebre”.

“Por suerte, mis síntomas han sido siempre muy leves, pero mis padres lo han tenido un poco más grave. Los dos tuvieron que acudir al hospital, les hicieron el test y dio positivo”.

Sus padres han estado más graves: su padre tuvo que estar 15 días hospitalizado.

“Tuvimos la suerte de que mi madre lo pudiera pasar en casa, pero a mi padre lo tuvimos quince días ingresado”.

“Recuerdo la llamada de Venancio (José Venancio López es el actual director técnico del Comité Nacional de fútbol sala deal RFEF) en la que me decía que no iba a contar conmigo como jugadora para disputar el cuarto torneo mundial que se celebraría en España. Y cuando en 2015 anuncio que voy a dejar de jugar, vuelvo a recibir una llamada de Venancio ofreciéndome formar parte del cuerpo técnico de las selecciones femeninas ayudando a Alicia Morell”.

“Ahora estamos planificando la fase de clasificación del Europeo, que es (salvo contraorden) del 30 de agosto al 6 de septiembre. Viajaremos a Suecia para ganarnos nuestro puesto en la Final Four”.

“Estamos empezando a planificar todo el ‘scouting’ de Italia y de Suecia, dividiendo el trabajo entre los miembros del cuerpo técnico”.

“La salud es primordial, el deporte ha pasado ahora a un segundo plano”, asegura.

“Las selecciones más importantes que tendremos como rivales son Italia y Suecia, con las que nos enfrentaremos a corto plazo, pero luego evidentemente está Portugal, está Rusia, dos selecciones a las que conocemos muy, muy bien”.

“Alcanzar el éxito deportivo lo esperábamos, trabajamos duro para eso. Yo he tenido la suerte de que me den esos premios a nivel individual, pero ha sido gracias al trabajo principalmente de las jugadoras y también de mi cuerpo técnico”.

“Lo primordial y lo más importante en estos momentos es la salud. El deporte, como otras facetas de la vida, queda en un plano más secundario. Pero estoy segura de que todo va a volver a la normalidad”.

“Vamos a tener un poquito de paciencia para que todo sea como antes, pero creo que siguiendo las indicaciones de las autoridades y sin precipitarnos podremos volver a tener el fútbol sala que tanto nos gusta”.

FOTO: CAPTURA RFEF